5 secretos para conversar con desconocidos

Cuando asistimos a una reunión, se nos hace un nudo en la garganta cuando tenemos que hablar con algún desconocido. Pero, ¿es realmente tan complicado hablar con un desconocido? Si partimos del hecho que nos encontramos en una reunión “social” (y resalto lo de social), todos los asistentes están llanos a establecer nuevas relaciones con desconocidos. No hay nada que temer, tanto tu interlocutor como tú desean lo mismo. ¡Vence tus miedos ya!

Sin embargo, entablar una conversación exitosa con un desconocido tiene algunos secretos. Algunos de los cuales esperamos rescatar a continuación:

  1. Un apretón de manos y la mirada fija en los ojos del desconocido

Esta técnica no tiene pierde, ya sea que te encuentres en una reunión de emprendedores, de trabajo, en una boda o en una discoteca. Si estás interesado en hablar con un desconocido, acércate a él (o ella), toma su mano fuertemente y míralo a los ojos. Esto indicará a tu interlocutor que eres una persona decidida (por el apretón de manos) y confiable (por la mirada a los ojos).

  1. El juego de los nombres

Nadie quiere ser recordado como “el chico que estaba sentado frente al amigo de mi hermana”. Todos quieren ser reconocidos por sus nombres. Y eso es algo que debes aprender al relacionarte con desconocidos. La mejor forma es dándote a conocer. “Soy Gerardo, y me desempeño como…” obliga a tu interlocutor a revelar su nombre y lo qué hace en la vida. Lo siguientes es continuar la conversación haciendo referencia siempre a su nombre hasta que tu mente establezca un fuerte contacto entre el rostro de tu interlocutor y el nombre que él te ha dado. Es la mejor forma de eliminar el molesto síntoma de ¿y cómo se llamará este sujeto que vi en la reunión anterior?

  1. Interés en lo que dice tu interlocutor

Si vas a hablar con un desconocido, una pésima estrategia es monopolizar la conversación. Aprende a escuchar y a repreguntar en los momentos precisos. Habla de ti cuando el interlocutor así te lo pida. Además, escuchar es el factor secreto detrás de una relación de negocios, de amistad o sentimental duradera. Solo cuando escuchamos lo que nos dice nuestro interlocutor, lograremos averiguar más de él y establecer futuras conversaciones en torno a temas de mutuo interés.

  1. La hora de los cumplidos

No hay que ser demasiado astutos para saber que a cada uno de nosotros nos encanta que nos llenen de cumplidos. No dejes de hacerlo con las nuevas personas que acabas de conocer. Si se trata de una reunión de negocios o de trabajo una frase como “¡Qué genial que estés incursionando en el negocio de los chocolates!” es perfecta para generar esa sensación de aceptación social en tu interlocutor. Y si se trata de una reunión social más informal algo como “¡Qué linda saco! ¿Dónde lo has comprado?” nunca falla.

  1. Una historia a la mano

Si hay algo que tu desconocido interlocutor quiere saber de ti es acerca de algún pasaje anecdótico que te haya acontecido en tu vida diaria. Es en ese momento cuando debes hacer relucir tus dotes de orador. Si generas una buena historia, tu interlocutor siempre te recordará. Así, la próxima vez que se vean el soltará algo como “¡Hola, Elías! ¿Qué tal te va mi querido amigo de la excursión a Tacna sin combustible de regreso?”

Vía: eureka-experts.com / wikihow.com
Foto: pwpn.org

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion