5 señales que indican un mal jefe

Es probable que te preguntes si eres un buen jefe. Si esto te ocurre, te invitamos a conocer las señales que emiten la presencia de un mal jefe.

¿Te preguntas por qué tu área es la que mayor rotación de personal tiene? ¿Desconoces por qué tus empleados piden ser reubicados en otras áreas o cada vez disminuye más la productividad de tu gente? Es probable que en este punto ya pase por tu mente que eres un mal jefe.

Si este es tu caso, es importante que identifiques que hace “malo” a un jefe y trabajes para corregirlo. Diana Middleton, de The Wall Street Journal describe cinco señales. Conócelas:

1. La mayoría de tus e-mails constan de una palabra.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Es posible que estés contagiado por lo que Barbara Patcher, experta en coaching generancial, describe como “el efecto BlackBerry”, es decir, que tus respuestas de correo electrónico sólo sean “sí” o “no”.

2. Raramente hablas con tus empleados cara a cara.

En algunas ocasiones tus emails pueden ser convenientes, pero algunos asuntos necesitan ser tratados cara a cara. De acuerdo con Robert Sutton, profesor de la Universidad de Stanford y autor del libro “God Boss, bad boss” (Buen jefe, mal jefe), los directores de área se han valido de la tecnología para evitar cada vez más discusiones.

3. Tus empleados están enfermos constantemente.

En 2008, un estudio realizado en 3,000 hombres durante 10 años en Suecia reflejó que aquellos que estuvieron sometidos a una mala direcciòn estuvieron entre 20 y 40% más propensos a padecer un ataque cardíaco.

4. Tu equipo trabaja tiempo extra, pero siguen entregando los proyectos fuera de tiempo.

Los nuevos jefes son muy proclives a fijar plazos de entrega inalcanzables, dice Gini Graham Scott, autor del libro “A Survival Guide for Working with Bad Boss” (Una guía para sobrevivir al trabajo con malos jefes).

Esto sucede porque en la búsqueda de demostrar que su elección fue correcta, establecen metas de entregas más agresivas a los clientes y, por ende, difícilmente alcanzables.

5. Gritas

Incluso si no le gritas enojado, hablarles en un tono alto a tus empleados puede ser perjudicial para la moral del equipo, dijo Barbara Patcher. “Los empleados constantemente sentirán que están siendo regañados, y ellos evitarán meterse en ese tipo de problemas”, explicó Patcher.

Ahora que ya tienes un panorama más claro sobre qué hace a un jefe malo, reflexiona: ¿estás siendo uno de ellos?

Fuente: Altonivel.com.mx

comments

Autor entrada: msakiya

Deja un comentario