7 señales de que estás a punto de ser enviado a casa

ser despedido

Los profesionales deben estar siempre alertas a las señales de que sus puestos laborales están en peligro. De este modo, cuando se las detectan, se podrá intentar cambiar el rumbo antes de que sea demasiado tarde.

Así que a continuación, te ofrecemos algunas señales de que podrías ser despedido:

1. Te dejan al margen de (casi) todo

Si de repente te resulta difícil acceder a datos importantes que ayudarán a realizar bien el trabajo, o no eres invitado a reuniones importantes o incluido en mensajes clave de correo electrónico, entonces una carta de despido podría estar en camino.

Lee también: ¿Qué motivos son desencadenantes para ser despedido del trabajo?

2. Tu trabajo se ha convertido en una misión imposible

Al comienzo se tenía todo en orden y se podía cumplir con los plazos a tiempo. Ahora parece que te están encargando proyectos que se comparan con escalar el Everest con los ojos vendados. A veces esto se debe a una mala gerencia, pero en ocasiones puede deberse a que la empresa quiere deshacerse de uno.

3. La relación con tu jefe se ha deteriorado

Antes solías ser amigo del jefe, o al menos tener una relación cordial, pero ahora hay tensión cada vez que están en la misma oficina hasta el punto de ser tóxica: entonces la forma cómo el jefe te trata, desde ignorarte hasta llamarte la atención públicamente, puede ser una señal evidente que tu trabajo podría estar en peligro.

4. Piden que brindes reportes detallados sobre manejo de tiempos y gastos

El aumento de escrutinio es un fenómeno que es rara vez iniciado por el departamento de contabilidad por lo que el jefe cree que uno ha perdido valioso tiempo e inflado los gastos. Incluso si es 100% inocente, no importa.

5. Te asignan menos trabajo

Esta es una verdadera mala señal: De repente, dispones de una gran cantidad de tiempo libre porque no te asignan mucho trabajo. es una manera de estar haciendo difícil tu vida laboral.

6. Tienes menos responsabilidades

¿Te sientes menos importante? ¿tus subordinados han sido transferidos a otros gestores? ¿han reasignado los proyectos a otros colegas? Si es así, podrías estar a punto de ser enviado a casa en cualquier momento.

7. Ya no te piden tu opinión en decisiones clave

Que no pidan tu opinión significa que el jefe ya no valora o le importa lo que tengas que decir. Dejarlo siempre al margen es a menudo el primer signo de una lenta salida de la compañía.

Vía: Gestion
Foto:standard.co.uk

Artículos Relacionados