Los talentos se encuentran en tu propia empresa … ¡Búscalos!

busca-talentos

Las empresas luchan por hacerse de los mejores talentos, la competencia en este sentido se ha vuelto carnívora. Sueldos por encima del mercado, ascensos inmediatos, hasta utilidades extraordinarias, son algunas de las estrategias que las empresas utilizan para captar el talento de otras compañías. En esta competencia malsana, las grandes empresas terminan ganando en perjuicio de las pequeñas. Estas últimas quedan totalmente destartaladas.

El talento está en casa

Se gastan miles de dólares en la contratación de empresas reclutadoras para buscar el talento idóneo. Pero, ninguno de los jefes de estas grandes empresas voltean la cabeza para mirar al interior de sus organizaciones. Es que el talento está ahí, escondido, oculto, y únicamente logrará eclosionar si es que hay un jefe con visión que sepa detectarlo.

Talento para unas cosas y para otras no

Lo que sucede es que muchos de los colaboradores lucen como apocados o con poco talento porque vienen realizando labores en las que no se sienten cómodos. Esas personas con falta de iniciativa que ves día a día en el trabajo, pueden estar desarrollando grandes proyectos fuera del trabajo de manera particular o llevando una vida muy activa como líderes sociales.

Lo que muy poco gerentes saben es que el talento es una compleja telaraña de habilidades y cualidades que dependen del contexto. Sí, porque pueden existir artistas que muestren todo su talento en un taller, pero se conviertan en unos inútiles en un mercado de abastos. O líderes de grandes empresas que no tienen el talento para convencer a esa pequeña masa de personas al que llama vecinos.

El problema, entonces, no es que el talento se halle escondido, el verdadero inconveniente es que no hay un líder dentro de la organización que sepa mover a los talentos dormidos como si de pequeñas piezas de ajedrez se tratarán.

El talento que se debe fomentar

Los jefes se ven motivadas a contratar personal fuera de su empresa porque lo único que hacen es generar talentos dependientes. ¿Quiénes son estos? Son personas que son muy talentosas en lo que hacen, todo lo realizan magistralmente siempre y cuando exista una voz que imparta las órdenes. Cuando la organización se encuentra ácefala, estas mismas personas con talento desaparecen y actúan como unos autómatas. No son capaces de tomar sus propias decisiones ni de asumir riesgos.

Existen otras empresas en las que se fomenta un espíritu de independencia en los colaboradores. Ellos no necesitan de una voz que les diga qué hacer, hacen lo que la razón les dice. Ahora bien, estos colaboradores también podrían representar una amenaza para la empresa, ya que por su alto sentido de independencia, podrían conducir sus propias empresas o trasladarse a la competencia al poco tiempo. Es lo que conocemos como talento independiente.

Por supuesto que como líder de una empresa no te interesa tener talentos que tengan que seguir como corderos a otros, o talentos que estén dispuestos a fugar por cualquier mejor oferta. Hay algo más que necesitas inculcar en los futuros talentos de tu empresa

El factor clave

La diferencia lo marca el factor contributivo, el cual hace que esos talentos se sientan en la necesidad de que su trabajo sea valorado positivamente por otros (o en términos coloquiales, que ayude a los demás). Es lo que llamamos talento interdependiente.  Una persona de este tipo es aquella que pone su talento al servicio de los objetivos de un grupo humano. Este talento se siente feliz cuando el grupo en el que labora logra las metas propuestas. Es un talento muy positivo, ya que no depende de los mandos directrices de la organización y se siente plenamente identificado con el clima de la organización.

Así que ya no sigas gastando más dinero para los procesos de selección, despierta a los talentos dormidos de tu empresa. Ya sabes cómo hacerlo.

Vía: pymesyautonomos.com / empresaactiva.com

Foto: carloslmarco.com

Deja un comentario