Cada vez más jóvenes egresados sin un empleo adecuado

primer-empleo

En todo el mundo está ocurriendo un fenómeno laboral sin igual: los jóvenes egresados no encuentran un primer empleo acorde a sus necesidades. O peor aún, no encuentran nada. ¿Qué está ocurriendo? Los reclutadores de las principales empresas buscan que los egresados ya cuenten con algún tipo de experiencia, sin embargo, ¿cómo será posible si no se les brindan las oportunidades necesarias?

No es de extrañar que los jóvenes egresados salgan decepcionados tras sus primeras entrevistas de trabajo. “¿Tienes experiencia en esta función?” es la pregunta que sepulta sus aspiraciones. A pesar que muchos han realizado prácticas, no siempre el empleo ya formal requiere de las mismas cualidades que lo que ofrecía el joven egresado en su labor como practicante. ¿Qué es lo que le queda al postulante? Aceptar un primer empleo con un salario muy bajo, o con horarios muy angustiantes (léase horarios rotativos o largas jornadas de trabajo).

Solo en América Latina, calcula Manpower, 3 de cada 10 egresados postulan a su primer trabajo sin ninguna experiencia laboral. Esta minoría no consigue que ninguna puerta se les abra. Esto genera confusión en el joven egresado, el cual termina optando por empleos mal remunerados. Otros, en cambio, son más arriesgados: hoy como nunca antes, los egresados optan por crearse su propio empleo, pese a que no cuentan con experiencia laboral en el sector.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Lo que olvidan las empresas es que los jóvenes profesionales no solo son favorables para el negocio por sus bajos salarios, sino también, porque a diferencia de los profesionales ya duchos, los primeros tienen más motivación por el trabajo, están dispuestos a aprender y tomar cualquier cargo, y no tienen los clásicos vicios que tienen gran parte de los trabajadores que se sienten seguros en su puesto.

Por tanto, es importante que el empleador no vea al joven profesional como una carga, como alguien a quien no se le puede dar ninguna responsabilidad. Si bien, éste no cuenta con la experiencia necesaria, su empeño puede compensar en gran medida, su falta de conocimiento práctico. Por su parte, el joven egresado no puede presentarse a una entrevista de trabajo con la idea: “Mire, éste es mi diploma de bachiller, contráteme”. Los estudios son importantes, pero tan importantes como un cartón en mano, son las cualidades personales como la capacidad de liderazgo, capacidad de autocrítica, pensamiento flexible y la búsqueda de resultados, que pueden ser observados a primera vista durante una entrevista laboral.

Vía: cnnexpansion.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario