Claves para evitar ser rehén de tus empleados

Claves para evitar ser rehén de tus empleadosEn las empresas, los malos empleados pueden ser una pesadilla. Estas personas llegan a arruinar la reputación de la empresa, hacer que las ventas bajen, o generar un ambiente negativo que afecte al resto de los trabajadores, puede afectar la dinámica y productividad de la empresa.

De acuerdo a algunos estudios, estas “frutas malas” llegan a bajar la productividad del equipo de trabajo hasta en un 30%, ya que sus conductas destructivas de holgazanería, ira o incompetencia son altamente contagiosas.La otra cara de la moneda está en un líder que no se atreve a correr a este empleado problemático, muchas veces con el pretexto de que Recursos Humanos no se lo permite, pero puede ser que tampoco reconozca que nunca le ha dado una mala evaluación.

Ser un buen líder o manager también implica saber detectar cuando un empleado no está cumpliendo con las expectativas que se tiene de él, y deshacerse de él, en caso de ser necesario. En todo caso lo mejor siempre es prevenir el problema, aprendiendo a detectar a los malos empleados aún antes de contratarlos.

Si eres un manager que se encuentra en esta situación, debes lograr que tu/tus malos empleados vuelvan al “buen camino”, o en el peor de los casos, aplicar las acciones necesarias para sanear el ambiente, en pro de los objetivos de la empresa.

Asegúrate de dar seguimiento y retroalimentación: Si llegas a un acuerdo con el empleado problema, mantente al tanto de su conducta posterior a la plática. Dales retroalimentación positiva si encuentras que están mejorando o por lo menos se apegan a lo acordado.Si la persona se comprometió con mejorar su rendimiento pero observas que no está sucediendo, debes volver a hablar con la persona y pregúntale qué está impidiendo que cumpla con los objetivos y compromisos que plantearon en la reunión anterior. Vuelve a darle tu punto de vista respecto a su desempeño y ofrécele apoyo.

Fuente: Alto Nivel

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion