¿Cómo identificar a los empleados complicados?

No hay empresa que escape de ellos. Su influencia puede terminar siendo perniciosa. Incluso, suelen transmitir su pensamiento negativo a otros colaboradores. Los empleados complicados representan un problema mayor que la competencia, pues son capaces de socavar las bases de la empresa desde dentro. Son casi como unos terroristas en el trabajo. Ojo con ellos. Si crees estar cerca de uno, reconócelos por estas características:

  1. Nunca aceptan sus errores

¿Sabes por qué es bueno aceptar nuestros errores? Porque solo cuando los aceptamos, logramos aprender y progresar en el trabajo. Sin embargo, esto no parece preocuparles a los empleados complicados. Nunca escucharás de sus bocas una frase como: “Discúlpenme, no volveré a cometer ese error”.

  1. No muestran entusiasmo

Una cosa es un empleado disgustado que no está dispuesto a hacer un trabajo, y otra muy distinta es un empleado complicado. Esta clase de trabajadores no muestran interés mínimo en el proyecto, les va y les viene si el proyecto sale bien o mal. Eso sí, son cumplidos con sus tareas encomendadas, aunque lamentablemente su falta de entusiasmo puede mellar el rendimiento de sus compañeros.

Lee también: ¿Debería interesarte la salud mental de tus empleados?

  1. Siempre critican a otros

Estos empleados no parecen sentirse plenos si no siembran comentarios negativos sobre sus compañeros de trabajo. En el fondo, esconden sus debilidades tratando de menospreciar a los demás. Un chisme en la oficina nunca está demás, pero únicamente centrarse en las fallas y defectos de los demás demuestra la existencia de un elemento altamente pernicioso para el clima laboral de la empresa.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




  1. Son distraídos

O se hacen los distraídos. Es la táctica que utilizan para sacarse responsabilidades. Son los clásicos empleados que en medio de una reunión importante están más pendientes de su celular que de las resoluciones que se tomen en ella. Hasta el momento en que uno les habla, parecen estar en la nebulosa o mirando a los pajaritos volar. Siempre hay que estar repitiéndoles las instrucciones una o dos veces para que puedan entenderlas.

  1. Ven problemas en todos lados

Reconocer problemas dentro de la empresa puede ser un acierto, siempre y cuando a la vez se brinden soluciones para reparar dichos problemas. Sin embargo, los empleados complicados son unas máquinas de crear problemas y no soluciones: “¿Quién movió mi silla”  “¡No encuentro los papeles, alguien debió haberse metido aquí durante la noche!” “Hoy no almuerzo con ustedes, la comida de ese restaurante apesta”. De verdad que esa clase de actitudes pueden llegar a cansar.

Lee también: 7 cosas que los empleados piensan pero nunca te lo dirán

  1. Llegan tarde

Vivimos en un entorno en el que llegar tarde es casi una norma. Pero lo cierto es que llegar continuamente tarde al trabajo demuestra el poco respeto que se guardamos hacia el trabajo y hacia los compañeros. Los empleados complicados lo saben muy bien. Aún si tienen la oportunidad de llegar temprano, hacen todo lo posible para llegar tarde al trabajo. No pierden ninguna oportunidad de agriar la vida de sus jefes y compañeros de trabajo.

  1. Mantén distancia de ellos

Corta por lo más sano. Esta clase de empleados pueden ser extremadamente nocivos, por lo que deberás mantener una línea de separación entre lo laboral y lo amical. Pero si tu relación ya es lo extremadamente cercana con este empleado complicado, habla con él, averigua de dónde proviene su molestia y traten de encontrar la solución juntos.

Cuéntanos, ¿alguna vez te has cruzado con un compañero complicado?

Video: ¿Tienes malos empleados o un mal jefe?

Vía: forbes.es / soyentrepreneur.com
Foto: megaofficeve.blogspot.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario