Cómo inculcar la competencia entre tus trabajadores

Existe el pensamiento que la competencia dentro del trabajo produce resentimiento y rencores entre los colaboradores, cuando esto no necesariamente tiene que ser así.

De hecho, es la competencia interna y externa la que genera valor agregado a toda organización. Sin competencia no hay forma de crecer. Por ello, resulta obligatorio para las organizaciones del siglo XXI inculcar competitividad entre sus trabajadores para no quedarse varado en ese enorme mar llamado “mercado”. Pero, ¿qué técnicas se deben utilizar para generar una sana competencia entre los colaboradores?

  1. Pensar en la competencia como un juego: Cuando dejamos la universidad o el colegio, nos olvidamos casi por completo de los juegos y los deportes. Pero, ¿a qué no sabías que el juego de los adultos se llama trabajo? Pues sí, tú como jefe de organización debes inculcar una sana cultura de la competitividad, asociando ésta al juego que solíamos tener de jóvenes. Como en todo juego, los participantes incurren en pequeños riesgos, que lejos de ser castigados deben ser motivados para provocar la victoria de un equipo o competidor.
  2. Buscar personal hambriento de triunfos: Hay 2 grandes clases de colaboradores: los que dejan que las cosas pasen, y los que hacen que las cosas pasen. He ahí una gran diferencia que debes saber identificar cuando contrates personal en tu empresa. Al personal hambriento de triunfos le encanta la competencia, no pueden vivir sin ella, y están dispuestos siempre a dar su opinión y a escalar rápidamente en la organización.
  3. Ser claro con las metas y objetivos: Ningún colaborador puede ser competitivo si no hay directrices claras desde la cabeza de la organización. Imagínate un partido de fútbol en la que las reglas no están definidas: los goles no valen lo mismo en un arco que en otro, no se define qué es falta y qué no, los tiros libres se lanzan con la mano, etc. Igual ocurre con tus empleados, quienes nunca podrán ser competitivos si primero no has definido qué es lo que pretendes de su desempeño en base a métricas tangibles.
  4. Crear la cultura de la posesión: Hay una diferencia sustancial entre el colaborador que dice “La empresa para la que laboro está pensando en…” y el que suelta una frase como “Nuestra empresa está creando un…”. ¿Notas la diferencia? Mientras que uno observa a la empresa como algo ajeno a él, el otro siente a la empresa como parte de su vida. ¿Y qué es lo que hacemos cuando sentimos que algo forma parte nuestra? Damos todo por él, incluido nuestro trabajo y nuestra vida.
  5. Adoptar la cultura del juego: Habíamos comentado en el punto 1 que si pretendías inculcar la competencia en tu equipo de trabajo debías hacer ver ella como un juego. ¿Y qué tal si realmente hicieras juegos dentro de tu organización? Una buena forma de inculcar la competencia sana es fomentando la realización de partidos de fútbol, vóley u otro deporte, juegos de mesa y otro tipo de competiciones que ayuden a confraternizar y a optimizar el rendimiento de tus colaboradores en el trabajo diario.

Vía: entrepreneur.com

Foto: compensationcafe.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion