¿Cómo percatarte que estás a punto de ser despedido?

mala-situacion-laboral

Momento desagradable, momento horrible… No debe existir peor experiencia para un trabajador que el ser despedido. Para la mayoría, la noticia cae como una bomba atómica, inesperada, intempestiva. Sin embargo, si mantuviéramos los sentidos un poco más alertas nos percataríamos que las señales del despido estuvieron siempre ahí, frente a nuestros ojos, solo que nosotros no tuvimos la capacidad de leer el desenlace de la situación. Ojalá que no seas tú el último en la oficina que se entere que vas a ser despedido.

La notificación escrita, un paso y medio en la calle

Hay trabajadores que esperan que se los amoneste formalmente, mediante una carta escrita, para recién amarrarse los pasadores y caminar derecho. Sin embargo, esto podría ser demasiado tarde para ellos. Y es que si tu empleador ya se tomó el trabajo de mandarte una notificación escrita es porque no solamente ha considerado tu despido, sino que ya lo conversó con otros responsables de la empresa. Mejor, compra el diario del domingo y anda buscando otro empleo, pues tu despido llegará en pocos días.

Situaciones de alerta

Pero, quizás aún no hayas recibido ninguna amonestación escrita. Sin embargo, notas un ambiente muy extraño en la oficina. Hay reuniones a la que no te convocan, piden a otros colaboradores que realicen parte de tus obligaciones, te acaban de pedir que redactes el procedimiento de tus funciones rutinarias o, quizás, te diste con la sorpresa de encontrar en Internet ofertas de empleo creadas por tu empresa solicitando un perfil muy similar al tuyo.

Si una o varias de estas situaciones se vienen presentando en tu caso, es motivo de alerta, de suma alerta. Tal vez, ya estén buscando tu reemplazo dentro o fuera de la organización. Pero, a diferencia del caso anterior, aún tienes la sartén por el mango. No debes dejar en evidencia que sientes tu puesto en peligro. Analiza la situación y solicita una entrevista con tu inmediato superior sin indicarle el motivo preciso de tu requerimiento.

La cruel verdad del despido inminente

Si tu jefe accedió a la entrevista que le has solicitado, no vayas con rodeos, ve directo al grano y pregúntale si es verdad que están buscando a otro para cubrir tu puesto. La peor respuesta que podrías escuchar es la de que en efecto, ya están buscando a otro para reemplazarte, y que posiblemente te quedes con ellos no más de 2 ó 3 meses (jefes sinceros no hay muchos). De ser ese el caso, habrás dado un gran paso. Tienes esos meses para buscar un nuevo empleo, y ya no vivirás bajo la incertidumbre de no saber a dónde ir luego de ser despedido de un día para otro.

Aunque no es la única respuesta posible. Quizás, tu jefe te diga que están expandiendo tu área y por ello requieren de más personas en la oficina. O, quién sabe, que te piensan ascender y que por ello, están buscando nuevos colaboradores que estén bajo tu mando. Pero, más allá de las razones que esgrima tu jefe o tus inmediatos superiores para que te vayas o te quedes en la empresa, lo más importante es lo que tú quieres. Si has sentido tu puesto tambalear es porque, quizás, no estás dando el todo de ti. Si es ese el caso, ¿por qué te aterra ser despedido? Al parecer, ese trabajo ya no te apasiona. Tal vez, lo mejor es adelantarte al despido, renunciando. Recuerda que tus sueños vienen con fecha de expiración incluida.

Vía: businessinsider.com / bbc.com
Foto: elconfidencial.com

Deja un comentario