¿Cómo se mueve la Generación Y en el entorno laboral?

Algo sin comparación está ocurriendo en las empresas. Ya no son más los despedidos que los renunciantes como en generaciones anteriores. Los jóvenes que trabajan ya no se hacen problemas a la hora de renunciar. Simplemente, si el trabajo les parece aburrido lo dejan como si nada. ¿De qué clase de jóvenes estamos hablando? Pues de nada menos que de los pertenecientes a la Generación Y (nacidos entre 1985 y 2000). En este artículo vamos a ver cómo esta generación ha cambiado los patrones laborales en 180 grados.

  1. No piensan quedarse más de 2 años en un trabajo

Si es que no son promovidos, por supuesto. La Generación Y aborrece la posibilidad de quedarse en el mismo puesto de trabajo durante años. Más allá de si complementen lo que saben con nuevos estudios, ellos no pierden la confianza en sí mismos y se creen con la suficiente capacidad para acceder a puestos de mayores responsabilidades. Si no lo consiguen en menos de 2 años, terminan abandonan la empresa.

  1. Poseen una alta educación

A diferencias de generaciones anteriores, la Generación Y se caracteriza por tener mejores grados académicos. De hecho, si uno los compara con los baby boomers (la generación que agrupa a los padres de la Generación Y) notará una abismal diferencia. Mientras un 62% de los baby boomers cuenta con un algún grado universitario o técnico, un 79% de los Y poseen lo mismo, y están en espera de continuar estudios a lo largo de sus vida.

  1. No priorizan el dinero

No queremos decir que el dinero no es importante para la Generación Y. Es tan importante para ellos como para las anteriores generaciones. Solo que en su escala para escoger un trabajo, el salario no está en la posición #1. Según encuesta de Deloitte, los jóvenes priorizan la oportunidad de crecimiento que ofrece la empresa en lugar del dinero. En un segundo lugar se encuentra el salario, y en un tercero, la estabilidad.

  1. No tienen independencia financiera

Y a pesar de ello se permiten renunciar a diferentes trabajos. Y es que a diferencia de otras generaciones, los Y cuentan con el apoyo de sus padres (de hecho, gran parte vive en la casa de ellos). Resulta llamativo el hecho que los Y se demoren más en contraer compromiso con un pareja estable que los de otras generaciones, esto debido en parte a que no cuentan con un gran salario, o peor aún, la mayoría son subempleados o desempleados.

  1. Buscan crear su propio negocio

Sienten tanta confianza en sí mismos, que a los Y poco les importa tener poco capital o escasa experiencia para desarrollar su propio negocio. De hecho, si no consiguen un trabajo en pocos meses, la alternativa de emprender salta inmediatamente a sus mentes. Esto guarda relación con los estudios de post grado que realizan estos jóvenes, la mayoría de ellos relativos a finanzas, negocios o MBAs.

  1. Buscan una cultura flexible

Pese a que muchos jefes de empresas puedan considerar que los Y son unos vagos, en realidad, son todo lo contrario. Ellos buscan una organización flexible, en la que ellos tengan participación activa en el cómo se deben hacer las cosas. Cuando se sienten presionados a hacer algo en lo que no confían, actúan así, de forma despreocupada, lo que los hace parecer como unos “vagos”. En realidad, tienen más iniciativa que los más experimentados de la empresa.

Un comentario sobre “¿Cómo se mueve la Generación Y en el entorno laboral?

Deja un comentario