Conoce 4 razones que te pueden costar el empleo

Podría pensarse que la clave para conservar el empleo es cumplir bien con tus obligaciones. La mala noticia es que ni eso, ni pasar horas extras, es suficiente. El despido puede surgir por otras razones, como ser un empleado arrogante o invisible ante los ojos del jefe. Mientras que muchos profesionales se preocupan por cuántos trabajos aparecen en su currículo, otros pierden su puesto de un día para otro, aún con probada experiencia.

Otro argumento por el cual podría pensarse en un despido es no dar los resultados esperados. En realidad, los empleadores ponen su atención en otros aspectos, al momento de decidir quién se queda o quien se va, entre éstos la habilidad para manejar conflictos entre compañeros y generar empatía.

Tal vez no sea justo salir de la organización porque piensas que eres más inteligente que tu jefe, porque le llevas la contraria cuando sientes que no tiene la razón, o porque eres ‘alérgico’ a tus compañeros de equipo, pero esto sucede. Aquí, 4 situaciones que colocan al candidato en probable despido:

1. Eternamente enfermo. Es necesario tomar días de descanso cuando la salud lo demanda, pero si optas por faltar demasiado, en los días menos prudentes, eso podría significar que a larga tendrás más tiempo libre, es decir, serás despedido.

2. Empleado ‘anónimo’. Las personas que evitan hablar con sus compañeros, huyen de los festejos de cumpleaños de la gente del equipo, comen solos, y detestan la comunicación con sus superiores, difícilmente se le considera para un puesto estratégico, y podrían estar en ‘el blanco’ de ser despedidos al presentarse un recorte. La razón: son invisibles para el grupo de trabajo.

3. Adiós a la arrogancia. Es importante “vender” tu talento para ocupar un puesto, pero hay una diferencia entre promoverse y sentir que eres el único con ideas atractivas en la organización. La falta de humildad puede sumarte puntos para ser despedido.

4. En las buenas y en las malas. Dice el refrán que a las verdaderas amistades se les conoce en los momentos difíciles. Algo similar sucede con el trabajo, es imposible ser un empleado “estrella” todo el tiempo, en el trabajo se comenten errores, el problema es que el colaborador tenga dificultades para admitir sus fallas y, peor aún, culpa a otros de su mal desempeño. Eso resta credibilidad y profesionalismo al empleado.

Fuente: CNN Expansión

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion