2 perspectivas de la motivación

motivacion

Últimamente se escucha mucho sobre temas de coaching para motivar a los empleados, para conseguir que se sientan más identificados con las empresas en las que laboran, se afirme el compromiso con su trabajo y así puedan ser más productivos. Sin embargo, hay un tema allí, la motivación parte de uno mismo.

Es cierto que en los centros de trabajo generalmente la excesiva carga de trabajo solo produce estrés, problemas de salud e incertidumbre entre los colaboradores. Cada mañana cuando estamos camino al trabajo, vemos a otra gente que tiene el mismo objetivo y su semblante no es el que uno espera, todos caminan lentamente con cara de sueño, o van corriendo despeinados porque se les hizo tarde…  Tenemos que cambiar las cosas. Aquí te damos unos consejos que puedes aplicar si eres empleado o si eres jefe.

¿Qué hacer si somos empleados?

El cambio viene de nuestro interior. Un cambio de mentalidad no nos caerá mal. Aprendamos a ser positivos, mucho más organizados para evitar el estrés. Cada mañana cuando nos despertemos, cumplamos la hora que acordamos con nuestra alarma. Repasemos las cosas que tenemos que hacer durante el día. Pongamos un poco de música y a alistarnos para trabajar. Quizá puedas leer algún mensaje, frase inspiradora como para empezar bien el día. Sonríe. Eso no solo te dará a tí buenas energías sino también las compartirás con otros (es contagioso).

Suscríbete a nuestro boletín informativo




¿Qué hacer si somos jefes?

Si somos jefes y queremos afirmarnos como líderes entonces es mayor nuestro deber. El empleado que puede automotivarse no tendrá suficiente fuerza si es que no se da cuenta que tu aprecias su trabajo y esfuerzo. El líder debe saber acercarse a cada miembro de su equipo de trabajo, conocer sus habilidades, aficiones, etc. para poder redireccionar toda esa energía en las labores diarias. Silvia Damiano, autora del libro “Implícame”, dice que existen muchos jefes que desconocen las fortalezas de su equipo y esto se convierte en una debilidad para un buen desarrollo del trabajo. El líder debe fomentar la confianza entre todos los integrantes del equipo para que cada uno pueda sentirse libre de aportar sus ideas, sueños, etc. para llegar a la meta.

¿Qué tan motivado estás en tu trabajo?

Vía: Expansión

comments

Autor entrada:

Deja un comentario