6 consejos para el éxito en la última entrevista laboral

Sin título-1

Cuando estamos en un proceso de selección, suele suceder que pasamos por más de una entrevista. Generalmente hay una primera para conocerse a nivel general y profesional, una segunda que va más centrada en lo que respecta al cargo y una última entrevista, en la que, en la mayoría de los casos, hay dos personas más (tipo terna) en la que se reúnen con la jefatura directa.

Es común el error de pensar que, al llegar a esta última entrevista, ya tenemos todo superado y prácticamente nos encontramos dentro de la empresa a la cual postulamos. Sin embargo, es precisamente esta última entrevista la más importante de todas.

Las conductas recurrentes son dos: relajo total (pensar que estamos del otro lado, por ende, esta entrevista es un mero trámite) y la de bloqueo completo (al contener preguntas más directas, es recurrente entrar en pánico y no saber responder ante preguntas que, dentro de nuestro diario vivir, son rutinarias).

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Es por ello que dejo 6 consejos para enfrentarse a la última entrevista de trabajo.

No olvides que se te está evaluando en todo momento, especialmente en la última entrevista. Es justamente esta, en la cual debes tener la mayor preparación y claridad en cuanto al perfil del cargo y el por qué consideras que eres tu quien debe ocuparlo.

El “feeling” es lo principal, recuerda que si bien tus habilidades profesionales han sido puestas a prueba, aquí además te están viendo como un par laboral, como el nuevo compañero de la oficina, revisando como reaccionas, actúas y ejecutas respecto a lo que se va desarrollando en la conversación. Nuevamente, recuerda que se te está evaluando en todo momento y aspecto.

Ten en cuenta los lineamientos estratégicos de la empresa. Los la misión, visión y los valores de la empresa son sumamente importantes, debes sentir que ellos están alineados con tus propias motivaciones y proyecciones y darlo a conocer en la entrevista.

Prepárate. Estás en la última etapa, lo cual es aún más peligroso que estar cursando por la primera fase. Debes dominar bien la información de la empresa, como también la del cargo que debes ocupar y el rol que deberás asumir. Una buena preparación, incide positivamente en tu seguridad personal.

Siempre alerta, siempre listo. Si se está frente a una jefatura que se muestra poco comunicativo, que es reacio a hablar o que hace preguntas de manera algo “ruda”, son precisamente los momentos en que se debe proyectar más seguridad, ya que muchas veces son indicadores de cómo el postulante se mostraría en potenciales situaciones que tendríamos que enfrentar por el cargo al cual estamos postulando.

No te relajes más de la cuenta, debes mantener en todo momento una postura formal y un lenguaje adecuado. Quien nos entreviste puede sentarse y hablar como quiera, pues es “el dueño de casa”, por lo que no debes intentar imitarlo, sino adoptar un rol respetuoso, cauteloso y muy cordial.

Vía” Laborum.com

comments

Autor entrada:

Deja un comentario