Cuidado con tener estos trabajadores en su empresa

trabajador-perezoso

La productividad de una empresa no se mide por la cantidad de maquinaria con que cuente, sino por el interés que tienen los colaboradores por hacer su trabajo. Eso, siempre y cuando estemos brindando las medidas y oportunidades del caso que los empleados necesitan. Aunque existen excepciones en todas las empresas del mundo. Por ejemplo, hay un grupo de trabajadores que casi ningún empleador quiere tener en su empresa. ¿Quiénes son?

  1. El Autómata

Este tipo de trabajador es el que hace únicamente lo que le indican. No posee iniciativa propia, por lo que su labor se torna completamente rutinaria. Cuando hay algo que debe hacer lo hace, sin embargo, cuando no existen tareas encomendadas, se sienta tranquilamente y espera ver correr las agujas del reloj. No siente mayor emoción si la empresa progresa, y le da lo mismo si el negocio se va a pique.

  1. El Hiperactivo

El caso contrario es el de este trabajador. Es al que le gusta hacer de todo, sin importarle que existan funciones ya designadas por los cuadros directivos. Es tanta su desesperación por colaborar, que termina siendo un perjuicio para la organización, pues comienza a realizar labores que no suman a la productividad del negocio. Hay que ser metido en el trabajo, pero sin llegar a este extremo.

  1. El Duplicador

Es aquél que llega al trabajo y no consulta con nadie. Poco le interesa si hay un trabajo que ya ha sido realizado por un compañero, es más, hará el mismo trabajo desde cero. Y, por añadidura, cree siempre tener la razón en todo.

  1. El Exagerado

Existen trabajadores que consideran que todo lo que hacen sus compañeros está mal realizado. Le ponen peros a todo. Y se proclaman como los únicos capaces de realizar esa función. Tanto así que toman la tarea de otro compañero y le añaden cosas que al final terminan haciendo el trabajo más complicado, con los mismos o peores resultados.

  1. El Inconcluso

Este trabajador llega al inicio de su trabajo con la idea de acabar con todas las tareas pendientes. Pero, contrario a lo que dicta el sentido común, comienza por lo más fácil. Y, por supuesto, los trabajos de envergadura, los que harían aumentar la productividad en gran medida, nunca los concluye.

¿Alguna vez se ha cruzado con alguno de estos trabajadores?

Vía: cnnexpansion.com

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.