¿Deberías contratar a tus mejores amigos en tu empresa?

Te va bien con tu negocio. Y cuando crees que nada puede irte mejor, aparecen los amigos de la infancia. O los de la universidad. O tus actuales amigos. Algunos te pedirán dinero prestado. Otros en cambio insistirán por una oportunidad laboral en tu negocio.

¿Estás dispuesto a darle esa oportunidad que él solicita?, ¿qué deberías tomar en cuenta antes de contratar a un amigo en tu empresa?

¿Amigos en tu empresa, una buena idea?

  1. Observar sus capacidades

Si no sabe hacer nada, ¿para qué lo vas a contratar? ¿Solo porque es tu amigo? En tal caso, mejor dale el préstamo que te está pidiendo en lugar de generar un lastre para tu empresa. Sin embargo, hay algo para que lo que debe ser bueno. Ponlo a prueba una semana. Si pasa con éxito esa prueba, contrátalo. Ese periodo no solo te ayudará a observar sus capacidades y habilidades, sino también cómo se relaciona con sus futuros compañeros y con los clientes.

  1. Poner en claro tus expectativas

Ya está bien, tu amigo quedó seleccionado para tu empresa. Pero jamás dejes de reunirte con él para hacerle saber tus expectativas. Cuéntale que tu empresa está en crecimiento y, que en tal sentido, esperas cierta productividad por parte de él. Asegúrale que si no cumple con las métricas propuestas, estará más cerca de abandonar la empresa que de mantenerse.

  1. Dejar en claro los horarios de trabajo

Si algún día te pide un permiso, no se lo niegues. Eres su amigo y conoces de sobra sus necesidades. Pero eso sí, él está tan obligado como los otros colaboradores a cumplir con las fechas límite de trabajo. Indícale que no tendrá contemplaciones con él por el hecho de ser tu amigo, si no cumple con los plazos previstos.

  1. Establecer de inmediato su salario

Otro detalle que debes mencionarle es que él no recibirá un mayor salario que el resto de compañeros por el hecho de ser tu amigo. Recuérdale que has hecho bastante por él al darle la preferencia de ingresar a tu empresa en perjuicio de otros tantos postulantes bien capacitados. En este punto, debes actuar como todo un profesional. Nada de bromas ni de lenguaje informal. Si quieres que tu amigo se comporte como un profesional, tú debes mostrarte como tal ante él, por lo menos, durante las horas de trabajo. Fuera de ese espacio son libres de reanudar la relación amical.

¿No quieres perder a un amigo valioso? Entonces, pon las cosas claras desde el principio. Evita malos entendidos que puedan acarrear consecuencias irremediables.

Ojo, estas recomendaciones aplícalas también para aquellos amigos con los que haces negocios, ya sean como proveedores o como clientes. Negocios son negocios. No lo confundas con la amistad.

Vía: puromarketing.com
Foto:elpais.es

Deja un comentario