Deja buenas referencias al salir de un trabajo

buenas-referencias-salir-un-empleo

buenas-referencias-salir-un-empleo

¿Alguna vez ha pensado cómo afrontar la salida de un empleo? Los expertos recomiendan que al marcharse de un trabajo uno debe proceder con un correcto protocolo, pues irse es tan importante como presentarse de manera adecuada en un trabajo nuevo. En ello no hay ninguna duda: la imagen que dejamos en una organización puede quedar grabada en la retina de nuestros exjefes; por lo tanto, ello repercutirá como buenas o malas referencias en futuros trabajos.

Sin embargo, concluir una relación laboral de forma educada y cordial con una empresa suele ser complicado, ya que en muchas oportunidades el cese no es voluntario. Cuando esto ocurra hay que dejarnos de malestares para proyectarnos en el futuro.

Hay que recordar que cualquier mundo profesional es pequeño: las empresas pueden estar contactadas. Nuestra marca personal debe ser intachable para sortear estos momentos. Siempre ten presente que está en juego tu reputación.

La imagen que dejamos en un trabajo puede dañar nuestras futuras opciones. Esto nos lleva al siguiente punto: debemos ser totalmente sinceros cuando postulamos a una empresa al momento de declarar por qué nos cesaron en un antiguo trabajo.

Los expertos nos aconsejan asumir nuestros errores. Si hemos cometido algún fallo, no debemos mentir ni ponernos a la defensiva: esa estrategia no nos servirá. Debemos considerar que asumir los errores es una forma de recuperar la confianza y la credibilidad.

Si nos encontramos en el caso de que nosotros hayamos sido los responsables de nuestra salida, entonces, lo más conveniente es pedir disculpas. Así podremos hacernos de algunos puntos a nuestro favor.

También nos servirá reparar los daños causados. Esa es una alternativa para minimizar las consecuencias de nuestros actos.

Todo lo anterior debe tener como base la paciencia. Construir una buena marca personal lleva tiempo. La buena reputación no se consigue en un día. Pero siempre ten en cuenta tener en primer lugar no perder tus valores ni tus principios. Así no crearás desconfianza.

Vía: Gestión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.