Diferencias entre emprendedores y empleados

emprendedor-exitoso

Seguramente uno se habrá preguntado en su trabajo : ¡Cómo me agradaría ser mi propio jefe!

Este es el sueño de muchos profesionales para el anhelado ascenso o hacerse cargo de la jefatura. Hay otros en cambio, ya están pensando en establecer un negocio. ¿Todos lo logran? Se estima que casi el 90% de los sueños quedan en el tintero.

En este sentido, Keith Cameron Smith, empresario y autor de libro “The Top 10 Distinctions Between Entrepreneurs and Employees” (“Las 10 diferencias entre empleados y emprendedores”) señala que existen ciertos factores que hacen la diferencia.

Los emprendedores estudian más y se divierten menos

Asegura que no se habla sólo de tener una carrera, maestría y doctorado, sino lo que es más valioso en el mercado : tener experiencia. Y ello se logra con mucho esfuerzo de trabajo, inclusive, los siete días de la semana sin salir a fiestas o compromisos.

Se trata de evitar asistir a “la reunión del amigo” para planificar el trabajo pendiente, buscar cursos de capacitación que es necesario para comenzar el ansiado proyecto personal.

Los emprendedores toman el fracaso como una retroalimentación

No cabe duda que el fracaso es parte de la carrera de cualquier profesional. Pero eso no le preocupa a un emprendedor. Ellos lo toman de una forma positiva.

Para Cameron Smith, el fracaso es equivalente a la retroalimentación por lo que los fracasos son lecciones para acceder a ideas innovadoras. Si un emprendedor tropieza; él se levanta, mira a su alrededor y continúa caminando.

Los emprendedores hallan soluciones, los empleados resuelven problemas

Si un determinado problema que se ha solucionado hace tres meses vuelve a surgir, significa que uno no está haciendo bien las cosas. Entonces, si se buscan soluciones pasajeras es similar a comprar cosas de poco valor.

Es por ello que los emprendedores tratan de encontrar una solución que se aplique a todo momento adelantándose a los problemas que serán n obstáculo y cuidando siempre de tener un plan alternativo.

Los emprendedores saben poco, los empleados saben mucho

El autor coloca como ejemplo la palabra “SODA: Simplificación, Organización, Delegación y Automatización”. Para Cameron éstos son los cuatro factores para saber cómo se llega a ser un exitoso emprendedor.

El tiempo, la energía o el dinero que se invierta para aprender quizás sea poca cosa, pero ayudará enormemente a ser más exitoso y tener menos fracasos.

Los emprendedores huyen de los pretextos, los empleados las utilizan

¿Suena familiar ésta situación en la oficina? El empleado, la computadora, la máquina de café, el aire acondicionado, el dolor de cabeza, el ambiente o las erradas instrucciones de los jefes; cualquiera cosa es una excusa.

Entonces hay que comenzar a evitar las y empezar a buscar soluciones a los problemas desde la raíz. De tal forma que se debe dejar de lado “el por qué no” y comenzar a hallar las causas “del por qué sí”.

Los emprendedores constituyen riqueza, los empleados ganan dinero

Se da el caso que uno tenga un puesto muy  importante y que el salario sea jugoso, pero si se llega a fin de año con una cuenta en ceros, eso no funciona.

Para Cameron, hay una diferencia entre hacer dinero y hacer que el dinero se reproduzca.  Tres palabras son la clave: ahorro, inversión y generar dinero.

Los emprendedores avizoran el futuro, los empleados viven del pasado

No muchos entienden el poder de la percepción. A ello se debe que la gran mayoría sean empleados y no emprendedores exitosos. Hay que ver el futuro y no vivir del pasado.

El autor señala que es una regla para ser aplicada tanto en la oficina como en el hogar, o sea, profesionalmente y a nivel personal.

Y según tu opinión, ¿Hay otra diferencia entre un emprendedor y empleado?

Vía: thechronicleherald

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion