El futuro de la marca personal en las empresas

El futuro de la marca personal en las empresasCuando se habla de estrategias de Branding Personal a profesionales de empresa, la sensación es agridulce. A estas alturas no sorprende que un concepto que pretende ayudar a los profesionales a aumentar su valor sea rechazado por quienes dirigen las compañías.

Uno de los problemas a los que se enfrenta el Branding Personal aplicado a las empresas es la tendencia de muchos directivos a ver el vaso medio vacío en lugar de valorar lo positivo. Entre las razones que se citan para evitar introducir este concepto es que los profesionales “estrella” no son buenos para la empresa, que pueden pedir más sueldo o pueden largarse a otras empresas.

Aquí se confunde un profesional con Marca Personal, es decir, un profesional competente, fiable y con una buena reputación con algo así como un/a divo/a extravagante y caprichoso. Pero por otro lado cuando alguien me pone esa excusa pienso que lo que buscan son profesionales dóciles, sustituibles y reemplazables. Por lo tanto, en las empresas en las que sigue valorándose al profesional “commodity”, este concepto no tiene ningún futuro.

En un momento en el que la publicidad o los discursos de los Presidentes y Directores Generales preparados por un departamento de comunicación ya no se los cree nadie, quizás sea una buena idea dar voz y altavoz al resto de los profesionales de la empresa.

Un mando intermedio, un jefe de área o un supervisor con buena reputación en su sector puede tener más influencia que docenas de notas de prensa o de webs corporativas con telarañas (webs) valga la redundancia. Pero para eso hay que abrir las puertas y no esconder a los profesionales para que “no metan la pata” o para que no les conozcan no vaya a ser que nos los quiten. ¿Eso es retener el talento? Eso se parece más al muro de Berlín.

En las empresas se asume que al entrar en la oficina hay que dejarse los principios en la puerta. Da la sensación, incluso en los profesionales más jóvenes, que al entrar en el mercado laboral debes olvidarte de lo que eres para convertirte en alguien distinto. Ya sé que eso es lo habitual, pero precisamente por eso hay que tratar de maximizar tus opciones profesionales para poder escoger el lugar en el que eso no ocurra. Si no te posicionas, acabarás sacrificando tu identidad.

Una de las cosas más preocupantes es que el rechazo a la Marca Personal no viene solo de algunos directivos sino, y ahí está lo más triste, de muchos profesionales que podrían beneficiarse de ella. Con frecuencia muchas personas creen que, si aplicasen algunas de las cosas que explican en los puntos anteriores, estarían cometiendo una terrible traición.

Fuente: Puro Marketing

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion