El momento de aprovechar el teletrabajo

Ser un buen empleado no es sinónimo de estar en la oficina. Se trata de trabajar. Si puede atender sus asuntos laborales sin necesidad de salir de casa, la organización y la autogestión son básicos para aprovechar al máximo el tiempo y ser más productivo.

Teletrabajar es una opción muy atractiva. Pero si quiere sacarle el mejor partido aplique estas recomendaciones y asegúrese de que puede cumplirlas. De lo contrario su aventura habrá fracasado.

1. Márquese un horario y procure cumplirlo. Levántese a la misma hora y no caiga en la tentación de utilizar el pijama como indumentaria de trabajo. Además de ser antihigiénico genera una rutina que puede aborrecer. Una buena costumbre es dar un pequeño paseo cerca de su casa antes de ponerse a trabajar. Este breve cambio de escenario le permitirá iniciar la jornada con otro ánimo. También puede hacer algo de deporte…

2. A partir de entonces comienza su jornada. No hay excusas. Aunque esté en casa, eso no significa aprovechar el tiempo para atender los asuntos domésticos. Nada de poner lavadoras, recoger la cocina o limpiar, es la hora del trabajo.

3. Procure crear su espacio laboral. Puede habilitar como oficina una habitación o una zona concreta en su casa; un lugar en el que pueda dejar su material de trabajo y le evite tener que recoger sus trastos al final de la jornada.

4. Aunque es muy tentador, procure no llevarse la comida o la cena a su mesa de trabajo. No establecer un límite entre el trabajo y su vida cotidiana puede provocarle el caos interior. Uno de los grandes riesgos de teletrabajar es que puede llevar a la conexión continua algo que, a la larga, genera problemas profesionales y, sobre todo, personales.

5. Seis de cada diez ejecutivos reconocen que el teletrabajo ralentiza su carrera. Por eso, es conveniente darse una vuelta por la oficina de vez en cuando o, en el caso de que trabaje para varios clientes desde casa, cierre encuentros personales. Los teletrabajadores son personas de carne y hueso y la agilidad de las nuevas tecnologías lleva a una excesiva virtualización de las relaciones.

6. Haga un uso higiénico de las redes sociales conectándose un tiempo determinado de su jornada, o deténgase cada dos horas para lanzar algún mensaje interesante. También conviene dosificar la navegación por Internet o los chats. Estos elementos distorsionantes pueden contaminar su horario laboral hasta acabar con él.

7. Organización, organización y organización. Si no es capaz de gestionar su tiempo, el teletrabajo será una condena que acabará con su carrera profesional.

Vía: Expansión

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion