En busca de un nuevo horizonte laboral

Emigrar hacia un territorio laboral más fértil es un reto y, como tal, requiere una cierta preparación, unos pasos indispensables encaminados a tener éxito en la conquista de El Dorado. Antes de coger el avión debe tener claro dónde hay empleo, quién lo ofrece y en qué consiste.

Analice sus capacidades. Antes de lanzarse a la aventura debe hacer autocrítica y reconocer sus competencias. Así podrá elegir el sector y el país que mejor se adapten a su experiencia y formación. Este primer paso es indispensable, pues hay países que ahora mismo están creando empleo para el que se requiere el control del idioma. Por eso mismo, si no domina más que la lengua materna, Latinoamérica puede ser su destino.

Realice una búsqueda por puestos y países. Con las ideas claras y el currículo actualizado puede meterse de lleno en la búsqueda por puestos más demandados según su perfil, y por territorios. Si el ojo laboral se dirige a Europa, Alemania, Francia y Reino Unido son los destinos con más posibilidades de colocación.

Infórmese en los servicios públicos de empleo. Una manera efectiva de buscar trabajo en el extranjero es consultar los servicios públicos de empleo del país al que se pretenda emigrar, las embajadas y las cámaras de comercio. Y tampoco hace falta navegar durante horas en la red para realizar esta tarea. Ya existen plataformas que conectan los servicios públicos de empleo de diferentes países y permiten, incluso, colgar el currículo. Los foros y las redes sociales también son de gran ayuda. De este modo, los candidatos pueden ponerse en contacto con aquellos que ya trabajan en el país de destino y conseguir información de primera mano.

Prevea los obstáculos. En la mayoría de los casos, cuando entra a formar parte de un proceso de selección en el extranjero es recomendable trasladarse a ese país durante dos semanas para conocer al posible empleador y poder realizar las entrevistas de trabajo. Los expertos recuerdan que encontrar un empleo a distancia es complicado, y si el reclutador ve un número o una dirección foránea puede descartarle. Otro detalle importante es la elaboración del currículo: Se debe actualizar la carta de presentación al estilo del país de destino.

La vuelta. Cuando un profesional decide emigrar casi siempre lo hace con vistas a volver, aunque ahora los plazos que se imponen son más largos. La mayoría de los que emigran lo hacen por más de tres años.Este cambio de tendencia no es sólo fruto de la crisis, también de la globalización de los mercados de talento.

Vía: Expansión

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion