¿Está mentalmente preparado ante los cambios laborales?

adaptable-al-cambio

Los cambios son necesarios en la vida. Pero hay cambios que no prevemos: cambio de jefe, un despido intempestivo, variación del puesto de trabajo, etc. Esos cambios producen muchas veces frustración en quienes los padecen. Porque realmente los padecen, y no los afrontan. Se hunden en una especie de depresión que puede dejarlos prácticamente inactivos o en piloto automático durante varios meses. Y eso sucede porque esas personas no están preparadas para el cambio. ¿Cómo habituarse a ello?

El temor al cambio debe ser traducido como el temor a lo desconocido. Así cuando afrontamos un cambio drástico en nuestra vida, nos convertimos nuevamente en niños, temerosos de lo que nos depara la oscuridad al vernos tan solos. Un cambio de jefe nos trae pensamientos como “¿Qué tal si el nuevo jefe es un ogro?”; un despido intempestivo nos hace creer que no tendremos nada para hacer durante los próximos meses; y hasta un cambio de la rutina laboral puede llevarnos a un periodo depresivo, ante las inseguridades que tenemos al presentarse nuevos retos.

La revista norteamericana Quo recomienda que nos hagamos adaptables al cambio. Y ahora es el momento oportuno. Sin dejar su trabajo, opte por salir de la rutina fuera de su horario laboral. Inscríbase en un gimnasio, busque alternativas de voluntariado, estudie lo que tanto ha deseado desde hace tanto tiempo atrás, quizás pueda iniciar un negocio propio en sus horas libres. Todas esas alternativas le harán ver el mundo desde una perspectiva diferente, y ya no verá el mundo como un cubículo de acero. A partir de entonces, encontrará que el universo está lleno de posibilidades, y que no hay que desesperarse si las condiciones laborales cambian repentinamente.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Sin embargo, si  no has realizado esta etapa previa de entrenamiento mental, y te encuentras afrontando un cambio drástico en tu vida, debes seguir estos 4 pasos:

  1. Busca a un psicólogo que te oriente cómo puedes manejar esta etapa de cambio.
  2. Recuerda que hay amigos y familiares que han pasado por circunstancias similares a la tuya, ellos pueden darte valiosos consejos.
  3. No te precipites, date un tiempo prudencial para pensar en cuál será tu siguiente paso.
  4. Trata de recordar otros momentos en la vida en que enfrentaste cambios similares, y saca conclusiones de lo bueno y malo que sucedió luego de tomar una decisión.

Vamos, el mundo no se acabó con ese cambio que ahora afrontas. Míralo como una nueva oportunidad de crecimiento.

Vía: cnnexpansion.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario