Este es el insólito método para despedir trabajadores en Japón

Echar a un empleado de la empresa no es bien visto en Japón y, por ello, desde hace un tiempo se ha comenzado a usar un ambiente específico para concretar un “despido moderno”.

Japón cuenta con estrictas leyes laborales y el despido de un empleado no es bien visto en el país asiático. Por ello, desde hace un tiempo, las empresas han creado un ambiente especial que permite concretar esta práctica.

Se trata de la “sala de destierro”, que fue revelada por Shusaku Tani, un empleado de Sony en el 2013, quien trabajó en la empresa por 32 años hasta que decidieron desaparecer su puesto (reproducir cintas de video y casetes). Luego de esto, Sony no sabía qué encargarle y Tani no aceptaba la jubilación.

Al final, lo enviaron al ambiente antes mencionado. ¿Cuál era su nueva función? Cada día debía ir a una oficina pequeña con un asiento y pasaba sus horas leyendo o navegando por la web.

Suscríbete a nuestro boletín informativo


Despidos modernos

En efecto, son muchas reconocidas empresas japonesas que envían a tales ambientes estresantes a sus empleados sobrantes y les dan tareas insignificantes, inútiles hasta que se deprimen lo suficiente como para renunciar. Esto implica que no reciben todos los beneficios.

Así que esta “sala de destierro”, también llamada de la persecución, es un espacio para que un trabajador muera de aburrimiento; una práctica no reconocida oficialmente, pero que es común en Japón, un país con fuertes leyes laborales y larga tradición por los empleos permanentes. De tal modo que estas salas son los despidos modernos.

En realidad, el enfrentamiento de Tani es el mismo que tienen los trabajadores y las grandes corporaciones por las prácticas de contratación y despido en Japón, donde el empleo durante toda la vida ha sido la norma y donde los despidos a gran escala siguen siendo un tabú social.

Desde el 2013, Sony quiere cambiar eso. De hecho, la empresa dijo que no estaba haciendo nada malo con la colocación de los empleados en lo que ellos llaman Career Design Rooms. Los empleados reciben consejos para encontrar nuevos trabajos, ya sea en el grupo de Sony, o en otra compañía.

Te puede interesar: Los robots ya forman parte de la clase trabajadora en Japón

Obviamente, el punto real de estas habitaciones es hacer que los empleados se sientan olvidados y sin valor alguno para que finalmente y debido al hastío, se larguen.

Cómo surgió la sala del destierro

En Japón, la combinación del empleo vitalicio, pago basado en la antigüedad e intensa lealtad del trabajador a la empresa, fue acreditada por el milagro económico de la posguerra de Japón. En ese momento, la estabilidad y el crecimiento iban de la mano.

Sin embargo, cuando la economía japonesa tropezó a principios de la década de 1990, las empresas encontraron que las rígidas leyes laborales que habían creado, hacían que la reducción de tamaño no fuera práctica. En cambio, los trabajadores innecesarios se quedaron con poco que hacer, dando lugar al término “madogiwazoku”.

Para un país que estuvo orgulloso de la estabilidad y los ingresos relativamente equitativos, tal cambio fue inaceptable. El resultado fue la creación de las “salas de destierro”, la estrategia moderna para despedir a un empleado.

Lo cierto es que tener que mirar fijamente un monitor de la TV durante 10 horas cada día para buscar “irregularidades en los programas”, podría ser mal visto por los luchadores de las leyes laborales por lo que las empresas crearon títulos creativos para el trabajo como “Centro de Desarrollo de Negocios y Recursos Humanos” o “equipo de desarrollo profesional”.

Y no son pequeñas empresas las que están haciendo esto, sino grandes como Hitachi, Sony, Toshiba, Seiko y Panasonic.

Vía: gizmodo.com/ The New York Times/Japan Daily Press

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL