Exigencias que nunca deberías hacer a tus empleados

No es extraño que como jefe te sientes omnipotente. Pero, contrólate un poco. Tus empleados son eso, empleados, no tu servidumbre ni tu collera del barrio. Trátalos con más respeto y ellos te devolverán en la misma medida. Hay algunas cosas que por nada de este mundo debes pedirles. ¿Cómo qué? Revisa esta lista a ver si has caído en alguno de estos errores:

  1. Nunca exigir que vayan a una reunión social que tú organizas

Porque si lo exiges así, él se verá obligado a ir, aunque no quiera para no quedar mala ante su jefe. Esa es una forma de demostrar tu poder sobre los empleados, aunque esa no sea tu real intención. Hay empleados que prefieren separar su vida laboral de la personal, y por ello evitan asistir a reuniones sociales organizadas por sus compañeros o jefes. Y hay que respetarlos.

Si de verdad quieres fomentar un espíritu de unión y camaradería en tu empresa, investiga sobre los gustos de tus empleados e invítalos (ojo, no los obligues a asistir) a una reunión diferente, en la que ellos se sientan gustosos de estar.

  1. Nunca invitarlos a comer si no vas a pagar tú la cuenta

Si ya soltaste la frase mágica, “Listo, les invito a almorzar”, cúmplelo. No vayas a poner a tus empleados en aprietos luego de haber todos comido como reyes. No disimules, no hables por celular cuando llegue la cuenta o mires a sus rostros haciendo la conocida señal para hacer colecta. Saca la billetera y paga la cuenta de todos. Te aseguro que habrá más de uno en la mesa que no ha traído ni un cobre con la esperanza de que tú pagues todo. Haz respetar tu palabra.

  1. Nunca les pidas que se autoevalúen

¿Ganas algo pidiéndoles a tus empleados algo así? ¿Ellos ganarán algo? Puede que sí, tal vez algo de molestia y de  pensamiento negativo. A nadie nos gusta ventilar nuestros defectos, no fuerces a tus empleados a hacerlo. Y si alguno se atreve a cumplir con tu solicitud, ¿crees que te dirá la verdad? Te soltará una perorata que tú sabes firmemente que no es verdad.

  1. Nunca les pidas que evalúen a sus compañeros

Pero más grave aún es pedirle a un empleado que evalúe a sus compañeros de trabajo. Los pones contra la pared. Ellos no saben si confiar en ti o no, puedes al final puedes elatarlos ante los compañeros aludidos. No crees resentimientos al interior de tu empresa en vano.

  1. Nunca les pidas que hablen de su vida personal

Si tus empleados quieren revelarte parte de su vida personal, genial, hay materia de conversación y la seguridad que ellos confían en ti. Pero nunca los incites a hablar sobre la vida que llevan fuera de la oficina. Después de todo, ellos son libres de hacer y deshacer su vida fuera de la oficina. Eso no tendría que importarte a ti (salvo que ventilen estas cosas por medio de sus redes sociales, ahí se convierte en información pública).

  1. Nunca les obligues a hacer cosas que tú no harías

La frase “No hagas a otros lo que no te gustaría que te hagan a ti” calza a la perfección con este consejo. Tus empleados tienen una serie de responsabilidades bien establecidas en sus contratos. Si ellos por deseo propio desean hacer cosas fuera de su rutina laboral, muy bien para ti y para la empresa. Pero nunca les pidas cosas que tú no te atreverías a hacer.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.