Fomenta la cultura de la colaboración en tu empresa

En los últimos años hemos pasado de entornos de trabajo muy cerrados, estructuras 100% verticales, a una política empresarial marcada por el fomento de las relaciones entre los empleados, y entre jefes y subalternos, tendiendo hacia estructuras que tienden más a lo horizontal.

Esto ha cambiado la forma en la que se ejerce el liderazgo en las organizaciones del siglo XXI. Las claves de este liderazgo del siglo XXI están en tres puntos fundamentales: conocer a tu equipo de trabajo, reemplazar miedo por confianza y generar una cultura de la colaboración.

Conoce a tu gente. La primera y principal decisión que debe asumir un líder es que debe delegar. Una única persona no sabe, ni puede ni debe hacerlo todo. Por eso, los líderes se torna efectivos cuando aceptan que no pueden hacer todo para todos. Y es ahí donde entra en juego este punto: conoce a tu equipo y así sabrás qué tareas desempeñará cada uno de los miembros del mismo, sacando lo mejor de ellos. Una vez identificadas las cualidades que distinguen a las personas, las claves es observar qué es lo que aportan al equipo y a continuación averiguar cómo apoyar sus particulares fortalezas.

Reemplaza el miedo con confianza. Del miedo disfrazado de presunto respeto se ha pasado a la confianza, a relaciones más directas y personales entre los empleados y sus superiores. Hay que crear una cultura con un alto índice de confianza, reemplazando el temor mediante la focalización de los mensajes, con discursos correctos y cercanos y no penalizando los errores de forma indebida. Obviamente, recompensando los ciertos y el trabajo bien hecho siempre reconocido.

Generar una cultura de colaboración. Independientemente del contexto en el que se opere, siempre es necesaria la colaboración entre todos los trabajadores. Remar en la misma dirección es la clave para que el entorno laboral sea más sano y la actividad más productiva.

Vía: Muy Pymes

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion