Fomenta y forma relaciones humanas de calidad

Todos deseamos obtener resultados extraordinarios con nuestras actividades, tanto las que desarrollamos a nivel personal como laboral. Para ello debemos estar conscientes de que éstos dependerán en gran medida de la cooperación y participación activa de las personas que se encuentran a nuestro alrededor, especialmente cuando hablamos de grandes logros.

Resulta curioso que aunque la mayoría de las personas conocemos la importancia de las relaciones humanas, al trabajar en nuestra vida personal y laboral nos centramos mayormente en nosotros mismos y en las tareas que realizamos, a la vez que descuidamos nuestra relación con los demás. Es como si para nosotros las relaciones humanas fueran importantes, pero no necesarias para lograr lo que deseamos; nada podría estar más lejos de la realidad.

Cualquier logro importante que queramos alcanzar en la vida depende de otras personas, de su disponibilidad y voluntad para trabajar de manera activa y comprometida en la obtención de esos logros. No importa qué tan experimentados, inteligentes o efectivos seamos, obtener logros realmente sobresalientes depende de nuestra relación con los seres humanos, ya que no es posible lograrlo solos.

Así, debemos tener claro que los principios fundamentales en las relaciones humanas exigen que seamos amigables, nos interesemos realmente por la otra persona, la involucremos activamente en la conversación o proyecto que intentamos consolidar y le brindemos algo de valor primordial, es decir, interesarnos en el otro antes de pedirle a él o ella que lo haga por nosotros .

Es un hecho de la vida, nos guste o no, que las personas prefieran trabajar y hacer negocios con sus amigos, por la relación y confianza que tienen con ellos. Y, aunque no nos vemos obligados a ser los mejores amigos de alguien, siempre es posible crear una buena y auténtica relación con las personas de las que dependemos para lograr los resultados deseados, por lo que esta máxima podría traducirse a “las personas prefieren trabajar y hacer negocios con aquellos que se interesan realmente por ellos y les proveen algo de valor primero”.

Con nuestros clientes sucede prácticamente lo mismo. Es esencial generar una relación auténtica en la que el cliente se sienta escuchado y apreciado y sepa que estamos de su lado buscando una solución a sus asuntos. De muy poco nos sirve vender un producto o servicio si carecemos de relación, desconocemos las necesidades del posible cliente y no logramos vincular nuestro producto o servicio a esas necesidades.

Asimismo, con nuestros empleados, colaboradores y jefes también se aplican estas máximas. El mundo en el que vivimos es complejo y para atender los retos a los que nos enfrentamos, requerimos del esfuerzo discrecional de las personas, aquel extra que una persona puede, pero no tiene que darte.

Ningún contrato de trabajo, política, jefe exigente o descripción de puesto puede asegurar este esfuerzo discrecional. Este último depende única y exclusivamente de la elección y voluntad de cada individuo; sin embargo, cuando una persona siente que somos amigables, realmente interesados en ella, que la involucramos activamente y le proveemos valor, es mucho más probable que esté dispuesta a ayudarnos a lograr lo que deseamos.

En Mesa Consultores afirmamos que la relación es la base del logro y que la relación comprometida es la base del alto desempeño, hecho que hemos constatado una y otra vez en nuestro trabajo de consultoría en transformación organizacional con varias empresas de talla mundial al igual que con pymes e individuos. Cuando una persona u organización se enfoca en generar relaciones de calidad y comprometidas, genera a su vez el cimiento sobre el cual los logros conjuntos son posibles.

El autor es consultor y conferencista con más de 15 años de experiencia en temas de transformación organizacional, liderazgo, clima laboral y renovación cultural. Actualmente, es socio fundador de Mesa Consultores.

 

Fuente: mesaconsultores.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion