Formando el talento de nuestros colaboradores

empleado desmotivado

Determinas las funciones, habilidades y competencias, o dicho de otro modo: estableces el perfil más adecuado para el empleo que vas a ofrecer. Luego se continua con los procesos de selección hasta a llegar a la inducción y capacitación.  Si cree que solo es necesaria la capacitación en esta etapa, pues vamos a esclarecer el porqué esto viene a ser una idea errada.

Este proceso de capacitación – entrenamiento – orientación – no solo se debe brindar al personal cuando este recién se incorpora a la empresa, sino que debe consistir en un programa de aprendizaje continuo, habiendo llevado a cabo un previo estudio personalizado de cada colaborador, de su desempeño y las necesidades que pueda presentar a lo largo de su desempeño. Todo esto debe realizarse claro si es que se requiere, no solo por el hecho de realizar una capacitación en sí.

Estas posibles necesidades o inquietudes existentes, pueden llegar a ser conocidas por parte del empleador por medio del dialogo constante, es decir si se logra que haya un intercambio efectivo de la información concerniente a este aprendizaje propio, se asegura que los ellos (los colaboradores) realicen de la mejor forma y con mayor eficacia sus labores respectivas en el puesto que ocupen.

Del mismo modo en este enfoque por buscar soluciones, también se puede y se debe comprometer la participación del propio colaborador, ya que como principal interesado nos “aclarará” sobre los requerimientos en su desarrollo y que por tanto equivalen a su formación profesional y que a su vez para la empresa equivaldrá a mejores resultados.

A modo de mencionar los beneficios que se obtienen con estas capacitaciones continúas están los siguientes:

No solo se reducen los temores de riesgo o actividades mal ejecutadas, sino que también se mejora la calidad del trabajo o resultado esperado.

El colaborador se prepara mejor para las actividades o funciones que va a desempeñar puesto que se siente respaldado de conocimientos y por tanto con mayor auto confianza y seguridad hacia lo que está realizando.

A su vez se agiliza la toma de decisiones y la solución de problemas.

Mejora la relación jefe – colaboradores, como consecuencia de la interrelación lograda por la comunicación constante, mencionada anteriormente, como consecuencia se da un buen clima laboral, lo cual siempre es un factor positivo.

También vale mencionar que al sentir que la empresa se interesa por su desarrollo integral y profesional el colaborador se siente más identificado,  hay presencia de cierto nivel de satisfacción y hay un mayor grado de compromiso con los objetivos de la organización.

Recuerde que si ya invirtió recursos en atraer y captar a sus colaboradores, lo mejor es que logre que se sientan a gusto al ser  parte de la organización, a la vez que desarrollan dentro de la empresa, para que esta inversión en el capital humano no se “mude” con su colaborador y este aplique sus conocimientos en otra empresa.

 *humor gráfico laboral, aunque sin escucha/comunicación efectiva:

117f81aaddd2a7962819969008cc054c

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion