Funciones y responsabilidades del Jefe de Proyectos

Jefe de Proyectos

El Jefe de Proyectos o project manager, es un profesional con un perfil muy particular, ya que debe ser capaz de convertirse en líder de los equipos con los que trabaja y comprometerse con la gestión en todas sus etapas.

Y es que para que pueda realizar sus tareas con éxito, debe integrarse desde el comienzo, participando en las definiciones de objetivos, metas y plazos que concretarán un producto o servicio digital.

¿Cuáles son sus responsabilidades?

Las tareas del Jefe de Proyectos comienzan apenas se inicia un proyecto y se extienden hasta que este se ha completado. En ciertos casos, seguirá monitoreando el progreso de un sitio web siguiendo de cerca su estrategia comunicacional.

Lee también: Funciones y Responsabilidades del Supervisor Soporte Técnico

Entre sus principales funciones están:

 Presentar el proyecto al cliente: Es el encargado de presentar la primera propuesta al cliente y escuchar sus opiniones e interpretar sus necesidades, para luego comunicarlas al equipo y adaptar el proyecto si fuese necesario.

– Construir la carta gantt: Una vez aprobado el proyecto, se deben organizar las tareas a realizar en un gráfico que refleje los tiempos de trabajo específicos de cada equipo y que tome en cuenta los flujos de trabajo. Para esto es necesario que el jefe de proyecto conozca en detalle cómo trabajan los equipos.

– Definir las metas: Para cada equipo se deben establecer metas con plazos y acciones detalladas. Luego de debe monitorear el avance hacia a ellas y comprobar que se cumplirán en los tiempos establecidos.

– Actúa como un puente de comunicación entre equipos: Está a cargo de recibir el feedback del cliente y transferirlo a la persona pertinente. Para lograr esto debe mantenerse en constante comunicación con los equipos de trabajo, contactándolos con frecuencia para verificar que todo esté avanzando correctamente.

– Negociar con el cliente: Durante la comunicación con los clientes debe identificar si están haciendo requerimientos errados o innecesarios, explicar cuál es la solución acertada y llegar a un acuerdo. Si ocurren atrasos, debe dar las explicaciones pertinentes y se negocia nuevos plazos.

– Mantener una visión general: Debe seguir de cerca el flujo de trabajo en general para adelantarse a posibles problemas. Además, tiene que monitorear el cumplimiento de las horas de trabajo de cada equipo y notificar al cliente si sus requerimientos están tomando más tiempo de lo acordado.

– Controlar los daños: Si han ocurrido errores o atrasos, debe sugerir formas de solucionar el problema para minimizar los daños. La transparencia de cara a los clientes es fundamental en este punto.

Vía: ida.cl
Foto:launchdigitalmarketing.com

Lee también: CURSOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados