Hábitos de un pésimo CEO

ceo-empresas

Hay ciertas conductas que son comunes de muchos directivos que terriblemente afectan la moral de su equipo de trabajo y la productividad empresarial.

Nos referimos a los llamados “CEO”. Un nombre que nos viene a la mente a una persona llena de carácter, autoritaria y que infunde respeto con el temor, como un Donald Trump.

Sin embargo, este tipo de hábitos deben ser desterradas de una empresa moderna donde se busca contar con el mejor talento y generar mayor competitividad.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Lo cierto es que muchos emprendedores que desean organizar un grupo eficiente de trabajo deben evitar contratar o corregir a ciertos CEOs que tengan éstas características :

Los que minimizan el trabajo

Los pésimos CEOs que tienden a minimizar la labor de sus trabajadores afectan a la empresa en su producción. A ellos no les importa si llevan trabajando 20 años o más en forma eficaz; simplemente aducen que toda su vida en la empresa es de escasa importancia. Un buen CEO, es el que identifica primero cuál es el problema; luego trata de comentarlo sin ser ofensivo.

Los que no conocen a su personal

Éste es un problema común en las empresas. El CEO se siente diferente a los demás por lo que no se mezcla con sus trabajadores ni quiera para dar los buenos días.

Si la empresa es de gran tamaño, al menos el CEO debe saber el nombre de sus gerentes y de ser cordial con los empleados. Por ello, si se tiene una pequeña Pyme , el CEO debe procurar conocer a todo el personal.

Los que no dan el ejemplo

Si el CEO comenta que hay que recortar el presupuesto ante la falta de productividad dejando pagar a sus colaboradores , entonces, no debe llegar  a la oficina con un auto nuevo presumiendo su estatus social. Nada es peor imagen de un directivo que estar ajeno a los problemas de su empresa.

Los que se contradicen

Muchos CEOs son los que dan instrucciones sin pensarlas. De tal modo que lo que señalan es contradictorio afectando la dinámica empresarial, así como la motivación de sus empleados al no mostrar objetivos bien planteados o definidos.

Los que tienen privilegios exagerados

Muchas veces es mejor que una empresa muestre un diseño discreto de su entorno en vez de presumir con decoraciones extravagantes. Se debe evitar al menos que un CEO tenga una oficina con más de 30 metros cuadrados, mientras que 20 empleados trabajan en el mismo espacio.

Los que saben de todo

Son los llamados “sabelotodo”. Es una de las actitudes poco efectivas de un directivo. Y peor aún que trata de fingir que sabe más de las operaciones que un trabajador lo hace dada día. El CEO debe ser humilde y aprender a pedir un consejo cuando es necesario.

Los que no respetan el horario de sus trabajadores

No importa que sea el jefe. No tiene derecho sobre la vida de sus empleados. Nada peor que un CEO que tenga la costumbre de llamar a sus empleados para una reunión a las 10 de la noche o convocarlos un domingo por la tarde. Hay que saber respetar el tiempo del equipo de trabajo y no exigir que trabajen en horarios extraoficiales totalmente innecesarios.

Vía linkedin

comments

Autor entrada: @Equipo Pymex M

Deja un comentario