La dosis justa de Socialización en el trabajo te hará un mejor empleado

socializar_14_03_2013

Si eres el tipo de persona que siempre se muestra demasiado ocupada para pararse a charlar con un colega, para salir a comer, o te relacionas únicamente sobre la base de lo estrictamente profesional, debes saber que eso no beneficia a tu carrera.

Socializar en el trabajo es algo intrínsecamente bueno. Repercute en el compromiso y en la productividad y facilita además las relaciones transversales, cada vez más necesarias en las organizaciones. Además, permite establecer vínculos que facilitan los procesos internos que acaban con las áreas estancas.

Más felices

El estudio Los siete principios de psicología positiva que impulsan el éxito y el desempeño en el trabajo revela que aquellos profesionales que impulsan la amistad en su compañía y organizan actividades sociales en el lugar de trabajo tienen un 40% más de posibilidades de promocionar en los dos años siguientes. Shawn Achor, autor del estudio, habla de los profesionales altruistas frente a los aislados. Los primeros reportan a la compañía una satisfacción laboral determinante y se sienten diez veces más enganchados por el trabajo que los segundos.

  • La amistad enla oficina requiere un alto grado de madurez, sobretodo si hay jerarquía
  • Socializar en la empresa repercute positivamenteen el compromiso y en la productividad
  • En términos de felicidad laboral, estos altruistas son un 31% más productivos, y las ventas de las compañías en las que proliferan este tipo de profesionales se incrementan un 37%, según el informe.

El inconveniente de la socialización se produce si no es algo voluntario; si se trata de un requerimiento que no tiene que ver con lo profesional.

Colaboración

Montse Ventosa, socia de Truthmark, explica que “aunque nunca se ha llevado ir de llanero solitario en el trabajo, ahora menos que nunca. En esta nueva era de la conexión colaborar es clave. No se trata de tener amigos íntimos en el trabajo, pero sí una red de relaciones que te permita tomar mejores decisiones, estar informado y tener apoyo cuando lo necesitas. Al final, cuanto más extensa sea tu red de amigos dentro de tu empresa, mayor será tu área de influencia y más fácil tendrás el acceso a proyectos e información“.

Ovidio Peñalver, socio director de Isavia, distingue la relación en el trabajo que puedes tener con un amigo previo de la que se pueda establecer con alguien con quien te relacionas en tu puesto o en tu empresa: “Al primero lo conoces de otro entorno distinto, y tienes ya juicios previos o prejuicios sobre él. Con el segundo resulta más fácil trabajar, porque hay un código y cierta complicidad“.

Ventosa considera que el tipo de amigos que tengas es también un aspecto fundamental, en función de cuáles sean tus intereses y objetivos: “En el trabajo y en la vida, es mejor elegir a tus amigos que dejar que te elijan. Aunque nos cueste colaborar somos seres sociales y tener amigos –personas con las que nos relacionamos con una frecuencia regular, con las que compartimos intereses similares y también algunas diferencias– beneficia nuestra salud laboral”.
Para Ovidio Peñalver, “trabajar con amigos requiere madurez, sobre todo si hay jerarquía. Esto resulta mucho más fácil si se trata de pares o de proveedores”.

La relación profesional con un amigo siempre tiene algún efecto. El socio director de Isavia asegura que, o bien fortalece aún más los lazos, o hace que la amistad se destruya y desaparezca, pero nunca es neutra.

En todo caso, trabajar con un amigo no sólo mantiene la relación con éste, sino que la fortalece: “Implica escucha sincera, empatía y asertividad, esto es, decir las cosas de una manera clara, con un vínculo sincero y fuerte”.

Peñalver considera que en esta relación fructífera se sabe separar lo personal de lo profesional, e insiste en que la capacidad para lograrlo requiere un alto grado de madurez.

Vía expansion.com

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion