La mejor manera de despedir a un empleado

despidos-empresa

Definitivamente no existe un “manual” para despedir a un empleado, pero hay algunos consejos que pueden ayudar a que un despido sea más claro, honesto, directo y profesional.

Ir directo al grano

El mensaje central tiene que cortar de raíz este desagradable momento para el empleado. No hay que dar mil rodeos sobre el tema porque puede confundirlo.

Lo más recomendable es estar a solas con el trabajador y decirle que lo siente bastante pero la empresa debe prescindir de su trabajo.

Mantenterse firme

Quizás sea el empleado más carismático de la oficina o que halla trabajado por muchos años en la empresa. Por ello no hay que sentirse presionado o persuadido para dar el mensaje.

No explicar demasiado

Los especialistas recomiendas colocar el mensaje y la razón del despido en una sola oración : “Te despedimos porque vamos a reestructurar este departamento bajo otra orientación”.

No se debe añadir otra información porque puede originar que la discusión a uno lo aleje de lo que se tiene qué decir.

No prolongar la conversación

Es un error común que la conversación del despido se prolongue. Naturalmente, se puede responder preguntas sobre temas concretos como: ¿Cuándo será el último día de trabajo? o ‘¿Qué sucederá con su plan de retiro?

Hay que dar respuestas prácticas y cortas y no tratar de responder a temas especulativos.

Tener un testigo

Si bien no es absolutamente imprescindible  si se tiene a alguien más en la oficina elimina el riesgo que el empleado más tarde argumente que se dijo cosas que no se hizo.

Al mismo tiempo , un testigo hace que una situación incómoda sea aún más incómoda. Lo que se trata es proteger a la empresa, por lo que llevar a un testigo es muy oportuno.

No discutir

La mayoría de las personas que son despedidos son bastante tranquilas . Algunos se enojan, otros discuten. No importa cuál sea la reacción, pero no hay que dejarse atrapar en una discusión. Si está seguro acerca de su decisión y se tiene la documentación que lo respalda , no hay ningún argumento .

Argumentar o discutir acerca de la imparcialidad de la decisión tomada  casi siempre hace que el empleado se sienta peor y puede causar hasta problemas jurídicos si se habla sin pensar .

No ofrecer ayuda si no se puede

Si se va a despedir a un empleado por causa justificada hay muy pocas maneras que uno pueda ayudar a conseguirle otro trabajo.

Así que no se debe mezclar deseos bien intencionados como: ” Si hay algo que pueda hacer, dímelo … “. Hay que ser específico acerca de lo que se puede hacer o estar dispuesto a hacer.

¿Has tenido que pasar por una situación de este tipo? ¿Podrías contarnos como te fue?

Vía: Inc.

Deja un comentario