Las mejores universidades del Perú para futuros líderes

Los universitarios son los futuros emprendedores de nuestro país, por eso como empresarios o si somos estudiantes con aspiraciones a ser futuros jefes de nuestras propias empresas, debemos tener en cuenta el panorama completo de las universidades del Perú

A continuación te presentaremos un análisis del tercer ranking de calidad universitaria del Perú, donde podemos observar una interesante competencia en el tope de la tabla, donde la Universidad Católica, la Cayetano Heredia y la San Marcos protagonizan una disputa muy pareja por ser la mejor del país.

Todos somos cocientes que en nuestro país el mercado laboral que cada vez se vuelve más competitivo, por eso las universidades deben de brindar los mejores profesores, para cosechar a los mejores alumnos con mayores capacidades, teniendo de esta manera las herramientas necesarias para competir.

La investigación está encaminada justamente a generar la mayor cantidad de datos comparables sobre la gestión de las universidades peruanas, de modo que los estudiantes y la sociedad en general tengan una visión de conjunto en torno a estas organizaciones claves para el desarrollo de las sociedades contemporáneas, y no basada exclusivamente en el prestigio parcial de las carreras que cada una de ellas imparte, como sucede hasta estos momentos.

unmsm

Para poder brindar un panorama completo de la oferta de educación del Perú, en la investigación se incluyeron 55 universidades, lo cual representa una mayor muestra del sistema universitario, con lo que generamos información comparable no solo en Lima, sino también en las principales ciudades de fuera de la capital.

Esta lista va complementada por preguntas específicas en las encuestas a headhunters y a los gerentes de las principales empresas mas importantes del Perú, midiendo el prestigio de las distintas universidades en las carreras de Administración, Arquitectura, Ciencias de la Comunicación, Derecho, Economía, Ingeniería de Sistemas, Ingeniería Industrial y Psicología. Datos relevantes, si se considera que en el proceso de decisión de los postulantes pesa más el prestigio de la facultad o la carrera en cuestión que la universidad que la imparte.

La Universidad Cayetano Heredia (UPCH), institución que llega al top con dos facultades, Letras y Jurisprudencia, y que en la actualidad dispone de diez facultades, cuyas carreras más destacadas son Derecho y Psicología, las cuales ocupan el primer puesto en los sub-ranking por carrera. En Ciencias de la Comunicación, Economía, Ingeniería industrial e Ingeniería de Sistemas ocupa el segundo lugar.

universidad-cayetano-heredia

Correlativamente la PUCP destaca por tener un alto índice de empleabilidad, el cual fue medido a través de las dos encuestas realizadas a headhunters y gerentes de RR.HH. en las principales empresas del Perú. Sin embargo, no debe descansar en sus laureles, pues cada vez la brecha con sus competidores se va acortando.

La Universidad del Pacífico, una pequeña casa de estudios de solo cinco carreras y 2.179 alumnos. Su fortaleza descansa en el reconocimiento que le da el mercado, pues por segundo año consecutivo es la universidad que obtiene la mayor puntuación en el índice de prestigio, dado el reconocimiento de los principales ejecutivos de RR.HH. y reclutadores del Perú. En parte por eso esta universidad logra encabezar los sub-rankings de Administración, Contabilidad y Economía.

La certificación de calidad, es otro de los factores importantes que pueden incidir en el mejoramiento de la calidad universitaria. En el Perú, el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad Educativa (Sineace) es el organismo responsable de garantizar la calidad en el sector.

Respecto a la gestión e importancia del proceso de la acreditación, no existe una sola opinión. Si bien los actores del sistema universitario están conscientes de la relevancia de la calidad de la educación superior en términos de competitividad del Perú, no se ponen de acuerdo en la forma como alcanzarla.

graficas_ranking_universidades_perugraficas_ranking_universidades_peru

Quienes defienden la acreditación, mencionan el rezago del Perú en relación con países como Chile, Argentina e incluso Ecuador. “En el Perú se tiene miedo a que sea el Estado el que cumpla el rol de velar por la calidad de la educación, y en la práctica se termina marginando a quienes no se alinean con las políticas públicas, y mientras, seguimos fabricando gente con poca calidad de educación”, dice Raúl Diez Canseco, fundador de la Universidad San Ignacio de Loyola, para quien la acreditación simplemente debería ser un requerimiento obligatorio.

Por otra parte, el rector de la Universidad ESAN, Jorge Talavera, dice que el Sineace y el Coneau están haciendo una buena labor: “han recogido modelos y paradigmas de otras agencias acreditadoras fuera de la región y en la región, y han adoptado unos estándares de acreditación y un modelo de acreditación que satisface nuestras necesidades”. Según el Talavera, el proceso mismo “está diseñado para que alcanzar la acreditación implique mejorar en calidad”.

Si las universidades peruanas no se ponen de acuerdo para integrarse a estándares comunes de medición de calidad, tampoco lo hacen respecto de un sinnúmero de aspectos que requieren de una solución común.

Y uno de esos problemas es cómo asumir una demanda explosiva por educación superior, sin perder calidad. En esto son claves los procesos de admisión, los que han tendido a dispersarse, generando en la práctica un sistema por cada universidad. En la práctica, las universidades tradicionales o prestigiosas han realizado procesos de selección que tienden a segregar aún más el sistema, incluso a través de cobros de postulación de hasta US$ 150, dejando a la demanda con menores competencias académicas de base, a merced de procesos de postulación con filtros arbitrarios o ninguno.

graficas_ranking_universidades_peru_02

“Con esto el Perú tiene una calidad de educación superior muy heterogénea y, un límite superior muy bajo, y, además, sin ningún mecanismo para recoger información agregada acerca de la calidad de quienes ingresan al sistema”, dice Wexler.

Al respecto, Orellana señala, al menos en el caso de la UNMSM, que la entidad requiere urgentemente de mecanismos de filtro. “Tuvimos que crear un proceso propio de admisión, pues contamos solo con 5.500 vacantes para 55.000 postulantes”, dice. Un síntoma claro de cómo la demanda va más rápido que la institucionalidad universitaria.

De tal modo, es muy difícil abordar temas propiamente académicos que afectan al conjunto de las universidades, como la famosa demanda por habilidades blandas que todos reclaman, dado que el mercado laboral se queja de ese aspecto. “Las grandes compañías están contratando por competencias, ahí están las oportunidades laborales, pero las universidades no están formando como para atender ese requerimiento”, dice La Serna Studzinski.

Así, de nuevo, cada casa de estudios busca la salida individual. “En esto se ha improvisado mucho”, dice Vexler ante la carencia de un diagnóstico integral de los perfiles académicos de los estudiantes peruanos de pregrado. “Es un buen momento para buscar directrices obre qué profesionales requiere el Perú de hoy y cuáles necesitará con certeza mañana”, dice.

graduados_universidad

Vía: América Económica

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion