Lo que un neurótico discreto puede aportar a tu equipo de trabajo

La realidad es que nadie suele describirse como neurótico discreto para buscar empleo. No hay duda que la mayoría de reclutadores de personal y los mismos jefes prefieren contratar a aquellas personas que se muestran extrovertidas, ganadoras y muy seguras de sí mismas. Pero no siempre es una apuesta a ganador. Si tomamos en cuenta los resultados de los estudios realizados por Corinne Bendersk (UCLA), en los que se evaluó a varios estudiantes agrupándolos por las características de su personalidad.

En primer lugar, se hizo que otras personas colocaran puntajes sobre los extrovertidos y los neuróticos, considerando cómo ellos creían que influirían en sus equipos. En este punto, los extrovertidos obtuvieron puntuaciones más altas.

Luego de 10 semanas se volvió a evaluar y en realidad los extrovertidos no cumplieron con las expectativas mientras que los neuróticos las sobrepasaron. Es un buen ejemplo de cómo un prejuicio puede ser modificado. Las personas creyeron que los extrovertidos iban a aportar más por su capacidad de comunicación y de motivación personal y sin embargo, no fue así. No apostaron por ningún neurótico discreto ya que se tiene una connotación negativa de ellos.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Sin embargo, los resultados obtenidos en el estudio podrían explicarse fácilmente. Un neurótico discreto suelen ser más incisivo, persistente y comprometido con el trabajo, teniendo mejor productividad que un extrovertido. Su esfuerzo hace que siempre cumpla con las metas y además las supere siendo factible que sean líderes de tu empresa. Y en algunos casos, los extrovertidos solo tratan de llamar la atención sin aportar nada trascendente a la compañía. Esto sin duda, es una sorpresa para aquellos que piensan que ser neurótico es un problema.

Además, podría replantear las consideraciones que las áreas de recursos humanos tengan al momento de contratar personal, para que sus evaluaciones consideren otras dimensiones diferentes. Se trata de que las empresas puedan reclutar miembros que aporten cosas positivas al equipo de trabajo. Al final, serán los jefes quienes tengan que aprender sobre las prioridades de sus empleados y además, deberán esforzarse en sacar lo mejor de sí de sus trabajadores introvertidos y extrovertidos. Esta sin duda puede ser una labor difícil, pero no imposible.

 Y tú ¿eres extrovertido o neurótico discreto? ¿Alguna vez te lo has preguntado?

Fuente: Gestión.pe

comments

Autor entrada:

Deja un comentario