Los 10 gestos que pueden arruinar tu entrevista de trabajo

entrevista de trabajo

¿Quién no se ha sentido nervioso alguna vez en una entrevista de trabajo? Luego, si no ha sido contratado, empezarán las preguntas retóricas y/o cuestionamientos, seguramente pensarás que estás altamente calificado para el puesto pero en una entrevista de trabajo no solamente se trata de eso. Hay gestos, actitudes, posiciones que no engañan. Frente a un reclutador, tu lenguaje corporal puede desacreditarte. Así que te brindo una lista de los 10 principales gestos que pueden arruinar tu entrevista de trabajo.

No cruces los brazos

Si cruzas los brazos significa que escuchas de manera pasiva, que estás replegado sobre ti mismo y que no estás abierto al diálogo. También puedes demostrar una actitud defensiva.

No te acaricies el cabello

Si te acaricias el cabello eso demuestra que necesitas tranquilizarte y/o relajarte. También puede traducirse como una falta de autoestima y una cierta inseguridad.

Evita el cruce de pierna americano o las piernas abiertas

Este consejo concierne sobre todo los hombres. Esta actitud muestra una falta de decoro y que te sientes demasiado cómodo. Evita este comportamiento arrogante. Es mejor sentarse con las piernas separadas con los pies bien puestos en el piso.

No te desplomes sobre tu silla

Esta actitud demuestra que no estás muy encantado de hacer esta entrevista. Manténte derecho, bien instalado en tu silla. Muestra que estás bien presente.
entrevista

No te sientes al borde de la silla

Esta posición demuestra una persona tímida, desmotivada o recalcitrante. Debes sentarte derecho bien al fondo de la silla.

No pongas tus antebrazos sobre el escritorio del reclutador

Con esta posición, ocupas demasiado espacio. Tienes que respetar el territorio del reclutador.

No debes fruncir el ceño con repetición

Este comportamiento tiene una connotación negativa y muestra que estás en desacuerdo con tu interlocutor.

No te frotes la oreja

Este comportamiento demuestra que no escuchas a tu interlocutor y que no harás lo que propone hacer.

No te muevas nerviosamente

Moverse nerviosamente, cruzar y descruzar las piernas, moverse en el asiento o mirar el reloj demuestra aburrimiento y es una gran falta de respeto.

No te olvidas de sonreír

Una sonrisa transmite confianza, alegría y buena disposición. Sin embargo, no debes exagerar. Sonreír demasiado podría convertirse en un gesto falso, fingido.

Puede que tengas lo necesario o que estés más que calificado para el puesto que anhelas, sin embargo es importante que sepas manejar tu lenguaje corporal porque es lo único que vas a poder transmitir (o lo más significativo), en la entrevista de trabajo.

¿Conoces otro consejo que te haya funcionado?

Vía: letudiant.fr 


Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion