Los 3 estadios del profesional de hoy

profesional-de-exito

Contrariamente a lo que pensaban nuestros padres, estar empleado no es necesariamente el mejor escenario para nuestra carrera profesional. ¿Qué ha pasado durante las últimas décadas? ¿Por qué existe un menor compromiso de los profesionales con las empresas? No se trata de un mito. Hoy, como nunca antes, los profesionales migran de una empresa a otra sin ningún resquemor de por medio, dejando la seguridad que le ofrecía su empleo inicial.

El profesional de hoy se mueve en diferentes direcciones durante su carrera profesional. Aprovechar lo mejor de cada una de estas etapas resulta vital para crecer:

1.       Sin Empleo

Hay que romper con viejas ideas del pasado. Lo único que conlleva estar desempleado es que no vas a recibir un ingreso fijo. El estar sin trabajo no te hacer peor o mejor profesional, y mucho menos, peor o mejor persona. Si has quedado desempleado, tómate el tiempo necesario para reevaluar tu desempeño. Cuáles son tus falencias y virtudes, debes descubrirlo antes de buscar un nuevo empleo. Pero, si has optado por renunciar, no es para estar tirado en la cama durante todo el día, sino para buscar o crearte una nueva oportunidad dentro de lo que realmente te gusta.

2.       Dependiente

Esta es la motivación por la que nuestros padres nos envían a la universidad. El atractivo de una remuneración fija, un empleo estable, la cobertura de la seguridad social y de salud, suelen ser los motivos por los que nos hemos embarcado como profesionales. Sin embargo, una vez que ingresamos a trabajar a una empresa, sufrimos diversos sinsabores como jornadas interminables, atascos al ir a laborar, rumores dentro de la organización, etc., que nos hacen pensar seriamente sobre nuestro valor como profesionales.

Una cosa es cierta: un profesional que no disfruta lo que hace no es profesional, es un empleado. El profesional ofrece sus servicios a cambio de una remuneración económica y una estabilidad emocional. Si la empresa no le puede ofrecer eso, está yendo bajo un rumbo equivocado. Un verdadero profesional se ciñe a estos principios:

  • Busca mantener su empleabilidad, no el empleo.
  • Trabaja para sí mismo; el hecho que le pague una empresa un salario, no significa depender de ella.
  • No busca recolocarse en un nuevo empleo, busca reinventarse.

3.       Independiente

Es hacia esta etapa donde aspiran las nuevas hornadas de profesionales. Sin jornadas laborales determinadas, sin jefes a quienes contentar y mucho menos un salario estático durante varios años. El profesional de hoy en día busca no solo ganar dinero, sino también obtener bienestar y felicidad. El camino está dirigido hacia lo que te gusta y sabes hacer. Y para eso, no necesitas de nadie que te vigile.

Vía: marcapropia.net

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion