Los empleados introvertidos en el trabajo laboral

Los empleados introvertidos en el trabajo laboralLas organizaciones tienden a celebrar y a promover las personalidades extrovertidas, en oposición a los introvertidos, quienes extraen energía de las ideas o de las interacciones uno a uno.

Esas personas calladas a menudo no tienen tanta visibilidad dentro de las compañías, pero según algunas estimaciones, los introvertidos constituyen la mitad de la población. Es una enorme cantidad de talento excluida de la jerarquía ejecutiva.

En efecto, los introvertidos que intentan hacer carrera enfrentan obstáculos. Las empresas, como parte de sus procesos de reclutamiento, aplican test de personalidad que parecen diseñados para rechazar a los introvertidos.

Las compañías tienen una “desproporcionada fe en el poder de las reuniones y las lluvias de ideas,” y suelen promover a las personas que se hacen notar, las que acostumbran hablar antes que todos (tengan o no algo importante que decir). En consecuencia, “la mayoría de nosotros, a una edad temprana, aprendemos a actuar más extrovertidamente de lo que somos”.

Pero ese enfoque ignora que los introvertidos tienen múltiples fortalezas que son útiles en los negocios. Estar inmersos en nuestros propios pensamientos no es malo. “Obtenemos nuestra energía de lo que la gente llama nuestro mundo interior”, afirma Lisa Petrilli, una autoproclamada introvertida y directora ejecutiva de C-Level Strategies, una compañía que trabaja con líderes de firmas medianas. “Eso es muy poderoso, las ideas son las que realmente dirigen los negocios”.  Así que alimentarse de ese mundo interior se traduce en “ser capaz de ver y crear una visión para que otros la sigan”.

Aunque los introvertidos no pasen mucho tiempo hablando, pasan mucho tiempo escuchando, una capacidad muy conveniente para gestionar las interacciones con los clientes. Por fortuna, para los introvertidos y las organizaciones que buscan aprovechar su talento, la tecnología facilita que sean visibles sin necesidad de ser llamativos.

Las organizaciones también pueden emprender algunas medidas para que sus empleados introvertidos se sientan más cómodos. Cain sugiere que las compañías realmente dediquen tiempo a pensar bien el diseño de las oficinas, de forma que creen lugares donde haya personalización y privacidad sin necesidad de recurrir a enormes salas de reuniones donde tienes que registrarte.  E incluso reconsiderar las reuniones puede ayudar.

Y dado que los introvertidos acostumbran extraer su energía de esa reflexión, probablemente tengan estupendas ideas con las que contribuir, si es que te tomas la molestia de escucharlos.

Fuente: CNN Expansión

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion