Los errores mortales frente al reclutador: 5 claves

Quizá alguna vez hayas escuchado una historia sobre una entrevista laboral. Esa situación no sólo le pasa a terceros, tú también puedes ser víctima de los nervios, o carecer de las herramientas para vender mejor tu talento. En cuestión de errores, estas son algunas de las ‘peores’ conductas de una persona con trayectoria laboral, de acuerdo con Gerardo Kanahuati, director regional de Hays, firma especializada en reclutamiento y selección de mandos medios y alta gerencia:

1. Problemas para decir ‘No’. Si pienso en un ejecutivo que tiene entre 7 y 10 años de experiencia, uno de sus principales problemas se resume en dejarse llevar por todo y no saber decir no.

Error. Hay candidatos que ante la pregunta ¿tienes disponibilidad para cambiar de residencia?, de inmediato dicen sí, temen que en caso contrario se les descarte del proceso. Cuando un entrevistado responde afirmativo a todo puede, incluso, generar desconfianza.

2. Yo soy ‘el mejor’. Demostrar en la entrevista tu marca personal y los valores que te diferencian, es lo deseable, sin exagerar. Así como las personas con poca experiencia pueden mentir sobre su trayectoria, los empleados experimentados suelen sobrevender virtudes.

Error. Muchas veces, cuando se le cuestiona al entrevistado sobre sus fortalezas dan una lista interminable. Al preguntarles su debilidad lo primero que te dicen es: soy perfeccionista.

3. Arrogancia, resta puntos. Pero ¿qué sucede cuando el que recibe a la persona no es el director de recursos humanos? La respuesta es que algunos candidatos optan por ser groseros y mostrar enojo ante la situación.

Error. Un ejemplo de arrogancia es ser muy “elevado” o especializado en las respuestas que se dan al el reclutador. Es cierto da coraje que te entrevista alguien que no sabe ni de qué hablas pero hay que ser tolerantes y cordiales con quien entrevista.

4. ¿Y cuánto pagarán? El aspecto económico saca a relucir una falla garrafal en ciertos entrevistados. Estas personas pierden de vista lo importante, la posibilidad de ser contratado, y se enfocan en una negociación mercantil, que puede tornarse muy agresiva, explica el entrevistado.

Error. Hay personas que llegan a la primera entrevista y lo primero que dicen es ¿qué me ofreces? Eso denota un interés, netamente, económica, y eso en lugar de favorecer, preocupa a los reclutadores.

5. Un reclutador no es un amigo. Esta aseveración parece no quedar clara en algunos casos, porque  hay personas que pretenden tomar el control de la entrevista y le faltan el respecto al entorno y al trabajo que realiza el entrevistador.

Error. Llegar a esta cita y tratar al reclutador como si fuera un amigo, contarle asuntos personales en lugar de hablar sobre las virtudes como empleado.

Fuente: CNN Expansión

{fcomment}

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.