Los errores que se cometen en el trabajo diario

En la actualidad, triunfar en un trabajo no es cuestión de suerte ni de explosiones esporádicas de entusiasmo, sino un esfuerzo constante y permanente por destacar en tu labor.

El experto en management y recursos humanos Rich Gee señala que es imposible ser perfecto en todas y cada una de las decisiones que se toman al día pues al final de cuentas el trabajador es un ser humano. Pero existen errores típicos que la mayoría de las perosnas cometen en su quehacer diario y que pueden llegar a afectar seriamente el progreso de su carrera. Estos son los 3 errores más frecuentes que las personas cometen en el día a día en el trabajo:

1. Tratar de hacerlo todo y no conocer a tu equipo: Un fenómeno cada vez más frecuente entre los trabajadores actuales es la micro gestión, es decir, creer que es necesario hacer todo y evitar delegar para que un proyecto tenga éxito. Gee señala que es indispensable aprender a decir no cuando las actividades empiezan a ser demasiadas para una sola persona y aprender a organizar a tu equipo para que también trabaje.  

Muchas veces los trabajadores esperan laborar en proyectos más complejos. Debes conocer con qué elementos cuentas y que tipo de habilidades tienen y esto solo se logra a través de la comunicación. Una vez que delegas el trabajo en la gente adecuada, puedes enfocarte en tu propia agenda. Si no haces esto, tus días estarán llenos de una avalancha de decisiones y tareas que otra persona puede resolver mejor que tú.

2. Poner más atención en las decisiones rápidas que en la planificación a largo plazo: Cuando el tiempo es corto y la lista de tareas es larga, se tiende a tomar decisiones urgentes en lugar de planificar con anticipación. Esto es algo mortal en el mercado laborar actual.

Una buena manera de solucionar esto es analizar cuáles son los aspectos de tu trabajo que necesitan más atención o que presentan problemas con frecuencia y, junto con tu equipo, desarrollar un plan de atención permanente en lugar de esperar a que el problema explote para actuar. Puedes segmentar estos problemas de acuerdo a su origen, ya sea con el cliente, financiero o de operaciones o de marketing, para así saber cuál es la persona adecuada de tu equipo para atender el problema.  Una vez que lo urgente deje de sobrepasar la necesario, será mucho más fácil trazar un plan a largo plazo. De lo contrario, pasarás más tiempo del necesario justificando tus decisiones con tu superiores, subordinados y clientes, pues la iniciativas que no se planean tienen a tener una deficiente ejecución.

3. No pedir suficiente retroalimentación: Este es el mayor y más importante error que puedes cometer en el trabajo. Muchas veces cuando ya nos encontramos cómodos con un cargo tendemos a aislarnos del resto de las partes del equipo y esto provoca una mala gestión y un pobre liderazgo.

Una manera de evitar esta práctica es preguntar de forma directa y frecuente a tu equipo su opinión respecto a un problema, dirección o decisión. También puedes consultarlo con tus mentores, compañeros de trabajo, informes directivos e incluso personas de otros departamentos, lo importante es contar con toda la información necesaria para poder tomar una buena decisión. Podrías encontrar una forma de ver un problema totalmente diferente a la tuya y hasta más eficiente para resolver un problema.

Fuente: Alto nivel.com.mx

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.