Ocasiones en las que no obtener trabajo no son culpa tuya

Deja de atormentarte. No todo es culpa tuya. Quizás las condiciones que impuso el reclutador cambiaron. Ya habrá otras oportunidades de trabajo disponibles y perfectas para ti. Esta vez no ha sido la tuya por X razones, algunas de las cuales te las recordamos aquí:

  1. La oferta de trabajo desapareció

Quizás la empresa solicitante se percató que contratar a un empleado como tú escapaba de su presupuesto. Hay algunas empresas que por una pésima visión del mercado laboral, lanzan una oferta de trabajo para luego darse con la realidad que los solicitantes piden más que lo que ellos pueden dar.

  1. Los requisitos para el puesto cambiaron

En el mismo sentido, cuando las empresas están en la nebulosa solicitan requisitos para un puesto determinado, que luego de una o dos semanas de entrevistas, se percatan que no es realmente lo que ellos están buscando. Es ahí cuando comienzan una nueva selección a partir de requisitos nuevos.

  1. La entrevista quedó en los registros

Hay políticas de algunos reclutadores que exigen una mínima cantidad de postulantes para una vacante de trabajo. Puede que tú hayas sido uno de los elegidos para el proceso de selección, sin embargo, fuiste tú y unos cuantos más a la entrevista. La empresa cumplirá con las entrevistas, pero no seleccionará a nadie por el motivo antes mencionado.

  1. No estás acorde con la cultura organizacional

Vas con un terno impecable a la entrevista, pero cuando llegas a la empresa te percatas que los empleados laboran en zapatillas, bermudas y camisetas playeras. La cultura organizacional no cuadra contigo, y eso es lo primero que se percatan los reclutadores. De manera similar funcionan tus respuestas. Quizás tú aspires ingresar a una organización flexible y que te permita crecer profesionalmente, sin embargo, la empresa solo puede ofrecerte un trabajo rutinario y en el que no tienes oportunidad de ascender.

  1. Tu salario no está dentro de lo que te pueden ofrecer

Cuando te pregunten “¿Cuáles son tus expectativas salariales?”, tómate tu tiempo y medítalo. Lamentablemente, muchas organizaciones toman el salario como el factor fundamental para descartar a algunos postulantes. No se trata tampoco que te tires al piso para obtener el trabajo, valora tu experiencia y tu tiempo. Si la empresa no puede ofrecerte lo que tú aspiras, es mejor postular a otras vacantes.

  1. No fue tu día

Llega el día de la entrevista y un terrible resfriado te agobia. Vas a la cita con un enorme esfuerzo de tu parte, sin embargo, estás durante todo la entrevista estornudando y tapándote la boca. No es tu culpa. Todos tenemos malos días. Esta vez te tocó a ti.

  1. Hay alguien mejor que tú

Estás deseoso por obtener el trabajo, el reclutador ha quedado impresionado con tus respuestas, pero resulta que el siguiente postulante tiene más experiencia que tú, ha hecho una maestría, ha asumido jefaturas y está dispuesto a cobrar lo mismo que tú. No hay oportunidad de competir. Hay alguien mejor que tú y hay que aceptarlo. Una vez que lo aceptes, trabaja para superarlo.

Artículos Relacionados

comments

1 Comentario

Dejar una contestacion