Puntos claves ante el reto del despido laboral

Puntos claves ante el reto del despido laboralEn las empresas, por lo general, uno de los momentos más delicados para cualquier ejecutivo es realizar despidos de personal. Prescindir de los servicios de un empleado es una tarea ardua y a la vez emotiva, que puede generar reacciones inesperadas en el despedido.

Despedir a un subalterno es una tarea ardua y complicada, conoce algunas medidas para suavizar el proceso:

– Motivos: Se deben exponer de forma clara, organizada y concisa los motivos que provocan la decisión. El trabajador debe entender las razones, si cometió errores, si es una decisión por recortes presupuestarios o porque se vuelve prescindible su puesto laboral.

– Sin Rodeos: Una regla es no perder tiempo. Retrasar el momento con explicaciones, palabras y ambigüedades sólo causará más presión e incomodidad. Se debe ser breve y conciso. Es recomendable que, a solas con el trabajador y tras un breve saludo, se le informe del despido al trabajador. No se debe alargar la agonía.

– Sin mentiras: La mejor forma de despedir a un trabajador es ofrecerle otra posición similar en la empresa, pero sólo si es una oferta real y concreta. Crear falsas expectativas con expresiones como “haré lo que pueda” o “te tendremos en consideración” es jugar con los sentimientos de la persona.

¿Quién debe asumir la responsabilidad?: Puede ser el superior directo o algún responsable de Recursos Humanos, siempre se debe involucrar a la menor cantidad de personas posible. Ahora, si se espera una reacción muy emotiva por parte del despedido, se puede contar con la presencia de algún amigo de labores para que otorgue soporte emotivo y sea un punto de apoyo en esta delicada situación.

El momento preciso: Una opción recomendable es informar del despido el jueves por la mañana, de esta forma, el trabajador podrá despedirse de compañeros y clientes. El día viernes podrá preparar su salida e incluso, da el tiempo justo para la organización de una despedida por parte de sus más cercanos en la empresa. Además, otorga la posibilidad de no volver el día siguiente si el trabajador así lo prefiere, lo que no causará un gran impacto por ser el viernes un día de baja productividad.

Fuente: Alto nivel.com.mx

Deja un comentario