Recomendaciones para ser un mejor empleado

Conocer los puntos que te suman valor en la empresa te puede ayuda a tener una carrera ascendente; entre las conductas valoradas por los directivos está demostrar lealtad en los momentos de crisis.

Mayra Ortega, directora general de la bolsa de trabajo Lucas5, menciona los siguientes puntos:

1. Vigila tu reputación interna. Si quieres que te ubiquen como alguien responsable, entonces no puedes darte el lujo de llegar poco preparado a una junta. Además si buscas que tu perfil se relacione con el de alguien serio, mucho cuidado con perder la cordura en el brindis de fin de año.

2. Gánate la confianza. Si en la oficina hay un problema económico o un ‘bomberazo’ de trabajo, los jefes esperarían disposición de tu parte para ayudar en esa situación. En los momentos difíciles, el director se percata con quién cuenta realmente, el profesional que ‘da la espalda’ es descartado para cualquier promoción en el futuro.

3. Sigue el código empresarial. En toda compañía hay uno, es decir, reglas que -aunque no estén escritas- conforman la convivencia en la oficina. Identificar esos aspectos y seguirlos facilita tu desenvolvimiento laboral. En este tipo de código hay aspectos conocidos por todos, como evitar enfurecer al jefe. Si optas por arrebatar la palabra a un superior, desafiarlo continuamente y marcar sus errores te verán como alguien totalmente fuera de lugar.

4. Toma las riendas de tu desarrollo. Hay que grabarse esta consigna: la empresa no es responsable de tu capacitación, tú lo eres, y los escenarios cambiantes demandan que aprendas – continuamente- otras capacidades y habilidades, de lo contrario, estarás obsoleto. Crea un plan de destrezas nuevas a desarrollar, según tus metas planteadas.

5. Súmate a los compromisos. Mucha gente, ante un problema laboral, reacciona con la frase “tienes todo mi apoyo moral”. Aquí el tema es que las empresas no buscan (exclusivamente) ayuda de ese tipo. El nivel de compromiso se mide por acciones, no por lo que dices que harás, o por dar una palmada en la espalda y fingir que nada pasa en la oficina.

6. Maneja con ‘arte’ tus relaciones. Tú puedes ser el mejor vendedor (o cualquier oficio) en la empresa, pero si no hay buena relación con los compañeros, con seguridad no serás la opción a elegir cuando se desocupe un puesto estratégico.

7. Cuida tu imagen. Pareciera un aspecto poco relevante de enlistar (en el sentido de que las personas tienen valía por lo que saben y no sólo por cómo lucen), pero no es así. Desde los primeros días en una organización debes cuidar la forma de lucir, y recuerda: si quieres ser jefe, hay que empezar a vestirse como tal.

Vía

Artículos Relacionados

comments

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion