Recursos humanos: Gánate a tus empleados

“Es verdad que el dinero motiva, sin embargo, sólo lo hace en las etapas iniciales. Es vital pagar bien porque eso permite que los empleados se preocupen por su trabajo, pero, posterior a ello, el incentivo debe ser distinto”, dice Daniel Pink, autor del libro Impulso: La sorprendente verdad acerca de lo que nos motiva.

Como empresario, menciona el especialista, habría que preguntarse qué calificación promedio tiene todo el equipo de trabajo; aunque a veces la distribución de la valoración importa más que el total. Un ejemplo es: tal vez la persona tiene libertad para organizar sus entregas, pero si el jefe le dice que lo haga ‘tal como él o ella quiere’ y no da espacio a propuestas nuevas, entonces hay que enfocarse en trabajar esa situación. 

Para que un empleado se comprometa hay que descubrir sus fuerzas de motivación personal; a cada colaborador lo ‘jala’ un incentivo diferente. Hay que lograr que el integrante “se conecte con algo más grande que él o ella misma”.

Para darse una idea de qué le interesa a la gente, el psicólogo estadounidense Abraham Maslow señaló en su libro Motivation and Personality (Motivación y Personalidad) que los colaboradores se ‘mueven’ por incentivos, como:

1. Autorealización. Son empleados con necesidad de sentir que crecen, continuamente. Quieren producir ideas creativas y útiles para la compañía.

2. Estima. Se trata de profesionales en busca de experimentar trabajos interesantes. Desean retroalimentación por su desempeño.

3. Pertenencia. Aquí se agrupan los trabajadores con necesidad de interacción, afiliación, amor (sentirse parte de la organización).

4. Seguridad. Inquietud por sentirse en un ambiente de trabajo bien definido. Eso incluye desde tener claro qué deben hacer, hasta contar el mobiliario necesario para sus tareas. Son personas que, ante la falta de un equipo, por ejemplo, piensan que la empresa no los valora ni siquiera en esos términos.

Una regla importante en este punto es empezar por lo individual, con cambios pequeños, con dos o tres miembros del equipo. Pretender cambiar la compañía de tajo, sin conocer necesidades particulares, es un error.

Fuente: CNN Expansión

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion