Relación laboral: No acabes mal con el jefe

Relación laboral: No acabes mal con el jefePor lo general, acabar mal en una relación laboral puede traducirse en pésimas referencias al buscar otro empleo; lo ideal es negociar con el superior o ser sincero con el nuevo reclutador sobre tu salida.

Al momento de renunciar a un trabajo, lo primero en que debería pensarse es ¿cómo salir por la “puerta grande”? Esto significa, dejar una buena impresión y relación con amigos y jefes, sobre todo, por el tema de referencias laborales.

Muchas personas creen que las empresas ya no piden datos del empleado, sobre todo si son puestos operativos. Eso es un error; la referencia es importante en la contratación y las firmas de reclutamiento están prestando mucho atención a este punto, dice la psicóloga laboral Berenice Espinoza.

¿Por qué dejó o quiere cambiar su trabajo? Con esa pregunta, el entrevistador abre la pauta para que el empleado hable de su vínculo con el jefe y los compañeros. La empresa necesita garantizar que su contratación puede entenderse con el equipo y no dejará el puesto al primer desacuerdo, o que no se trata de un “problemático (a)”.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Berenice Espinoza dice que algunos empleados optan por mencionar como primera referencia a un amigo (a). Esto podría ayudar si la persona ocupa una buena posición en la empresa y conoce en forma cercana tu trabajo, pero hay que preparase para que el entrevistador busque, de todas formas, hablar con el jefe.

Volviendo al tema, irse de un lugar de trabajo en malos términos no significa que durante el tiempo que se laboró en esa empresa la relación con el jefe fue pésima. Es importante cerrar el ciclo laboral en una empresa en buenos términos, y la red de contactos debe mantenerse siempre actualizada por si se necesita. Tener mala relación con los ex jefes puede traducirse en pésimas recomendaciones, que afecten tu reputación al buscar empleo.

Fuente: CNN Expansión

comments

Autor entrada:

Deja un comentario