Seis malos hábitos que pueden poner en riesgo tu trabajo

malos-habitos

Hoy en día es resulta inevitable llevar nuestras costumbres, sean malas o buenas al centro laboral. Podemos percibir como inocentes algunos de estos hábitos; sin embargo, pueden resultar perjudiciales para nuestra carrera profesional y acarrear grandes problemas si no sabemos cómo controlarlos. Existen algunos malos hábitos que pueden poner el riesgo tus labores.

Estas son las costumbres que tenemos que aprender a erradicar de nuestras vidas:

1. LLEGAR TARDE

Sabemos que el tráfico limeño es un problema difícil, sobre todo en las mañanas. Puede darse el caso que una o dos veces llegues tarde al trabajo por un imprevisto como este. No obstante, si se vuelve una rutina de todos los días, el caos vehicular no es una buena excusa. Si eres de aquellas personas que se les pega las sábanas, pues intenta acostarte más temprano y levantarte con los primeros sonidos de la alarma. Aprende a decirle no a esos cinco minutos más en la cama que pueden ocasionarte problemas.

2. SER SIEMPRE NEGATIVOS

Esto es perjudicial, ya que en vez de ver el lado bueno de las cosas para buscar soluciones, hará que te enfoques más en el problema y así nunca encontrarás las mejores soluciones. Además, oponerte siempre a lo que los demás dicen te harán quedar como una persona conflictiva, aun así tengas las mejores intenciones.

3. MENTIR

Este mal hábito puede dañarte como profesional, además de hacer perder tu reputación. Inclusive, debes evitar esas mentiras blancas que parecieran que no dañan a nadie, pero que finalmente son mentiras. Mantén tu integridad laboral diciendo siempre la verdad para que te consideren una persona de confianza.

4. CHISMOSEAR

En todo trabajo es inevitable que aparezcan chismes o rumores, pero es cosa tuya hacer caso omiso a ellos para no meterte en problemas. Jamás inicies rumores, pues terminarán en oídos de las personas involucradas o de algo peor, en los de tu jefe.

5. PERDER EL TIEMPO

Sabemos que estar en la oficina resulta agotador, y es necesario relajarnos con un descanso para liberar la mente de las tensiones. Por ello, no tiene nada de malo tomarse unos cinco minutos para disfrutar de un café y descansar la vista. Sin embargo, los reposos se tornan molestos cuando se alargan más de 15 minutos. No debes dejar desatendido tu trabajo.

6. SER INTROVERTIDO

Existen aquellas personas a las que les resulta difícil entablar relaciones con desconocidos. No obstante, en la oficina es necesario dejar la vergüenza de lado y aprender a socializar. Empieza por un saludo acompañado de una sonrisa. Verás que funciona.

¿Qué otros malos hábitos crees que puedan poner el riesgo tu trabajo?

Vía: El Comercio

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion