¿Quieres tener una mejor presencia en tu centro de labores?

Debemos valorar lo que ha logrado hasta el momento y la forma como lo ha hecho, así lo recomienda Sara Geller Orsini, directora de selección y desarrollo de Trabajando.com Perú.

Es importante fortalecer la inteligencia emocional: es decir, ser capaz de identificar sus  emociones y posibles efectos y debe realizar una correcta autovaloración: conocer tus fortalezas y limitaciones propias.

Algunas pautas:

Recalque lo positivo. Para comenzar con el pie derecho, debe destacar en los aspectos más básicos de un buen profesional. Empiece por cuidar su presentación personal, respetar los horarios, a sus superiores y subalternos. Intente hablar sólo en el momento en que sean necesarias sus palabras o cuando alguien requiera de su experiencia. No hable por hablar, ni busque parecer un sabelotodo, más aún si está con sus jefes, pues más interesante es quien siempre tiene la palabra justa que el que habla todo el tiempo sólo porque sí.

Busca innovar y aportar. Un buen “elemento” es aquel que entrega lo mejor de sí a la empresa donde trabaja. Intenta contribuir con sus conocimientos y experiencia en pro de su empleo, busca ideas innovadoras que podrían ser aplicables a éste. Sea proactivo y colabore con las soluciones y no con los problemas que pueda tener la organización.

No olvides sobresalir. Puedes intentar ser muy proactivo o hiperactivo en su trabajo, pero si no lo hace evidente de la manera correcta, estos esfuerzos no servirán de nada. Tiene que demostrar sus conocimientos y que también es capaz de expresar buenas ideas. Pero… ¡atención, no sin antes estar preparado! No hables por hablar ni pregunte por preguntar; estudie, introdúzcase en el tema antes de poder opinar.

Trabajo en equipo. Para surgir en el trabajo, no debe ser individualista, pues avanzar no significa atropellar o pasar por alto a los demás. Todo lo contrario, intenta liderar instancias para trabajar con sus compañeros, muchas cabezas piensan mejor que una y esto puede conducir a grandes logros. También le ayudará a aprender de las experiencias y conocimientos de los demás.

Enfóquese en las metas. Recuerde que está en ese lugar para trabajar, no para ser testigo ni opinar de la vida de los demás, por ello es muy importante evitar hablar mal de cualquier persona en la empresa. Recuerde que nunca se sabe quién será el destinatario final de esa conversación de pasillo y nadie quiere transformarse en “ese” compañero de trabajo que todos tratan de evitar.

Vía: El Peruano

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion