Tips para elaborar un discurso cuando te pregunten sobre ti

Has estado esperando por media hora, está ligeramente tensionado hasta que la recepcionista te pide que pases a la oficina de al fondo. Al abrir la puerta te encuentras con el que podría ser tu futuro jefe. No se le nota muy feliz y está revisando detalladamente tu CV. Tomas asiento y estás dispuesto a responder cada una de sus interrogantes. Él te mira a los ojos y nota que estás nervioso. Como para darte el golpe de gracia te suelta estas palabras: “Cuéntame algo acerca de ti”. No estabas preparado para iniciar de esa manera.

Lo que no debes de hacer cuando te pregunten sobre ti

Algo aturdido por la sugerencia del reclutador, se te viene a la memoria toda tu vida y comienzas a relatar cada fase de tu vida, desde que fuiste al colegio, pasaste por la universidad, conseguiste tu primer trabajo, etc. Así puedes pasarte fácilmente unos 45 minutos. Tiempo perdido, pues una vez que has acabado con tu perorata al entrevistador no le quedará ganas para realizarte nuevas interrogantes.

Lo que sí debes de hacer cuando te pregunten sobre ti

Lo que el reclutador busca con esta pregunta es conocer tu capacidad de reacción. Él quiere saber si eres capaz de improvisar un discurso y, a la vez, mantenerte enfocado en los objetivos de la vacante. Así que si no eres muy bueno haciendo discursos improvisados, lo mejor es que escribas un pequeño ensayo y lo estudies en casa. Pero, ¿cuál debe ser la estructura de este pequeño discurso?

  1. No más de 5 minutos: El entrevistador no quiere saber sobre tu vida o tu CV. Lo que desea conocer es si eres apto para el puesto o no, y para eso no necesitas más de 5 minutos.
  2. Trabájalo como un tráiler: Mientras una película puede durar fácilmente 90 minutos, un tráiler de esa misma cinta solo dura como máximo 1 ó 2 minutos. ¿Qué se incluye en un tráiler? Las imágenes más impactantes. Igual debes hacerlo con tu discurso. Muestra los aspectos más resaltantes de tu vida profesional, y provoca en el entrevistador las ganas de querer conocer más de ti.
  3. No pierdas la temporalidad: Si bien debes armar un discurso entretenido, éste no debe perder la noción de temporalidad, es decir, no puedes comenzar con tus últimas experiencias y dejar para la última parte tus inicios profesionales.
  4. Deja algunas historias de lado: Recuerda que cada palabra que sueltes en tu discurso va a ser analizada por el reclutador. Por ello, no insistas en experiencias que nada tienen que ver con los objetivos del puesto al que postulas. Haz una selección previa de los sucesos importantes de tu vida antes de empezar el discurso.

Ahora bien, tampoco resulta sano hablar de experiencias personales, más allá de si éstas sean interesantes o no. ¿Sobre qué deberías centrarte?

  • Tus habilidades.
  • Tu ética laboral.
  • Tu personalidad.
  • Tus pasiones.

“Sí, está bien, pero me han preguntado acerca de mí y aún no tengo experiencia profesional”, pensarán algunos. Pues bien, amigo, no desesperes. Rememora la universidad. No hay ningún estudiante igual a otro. Tú eres diferente y es lo que tienes que plasmar en tu discurso. La fórmula es igual, debes demostrar las habilidades adquiridas y la pasión que te ha movido para desarrollar pequeños proyectos durante tu estancia universitaria.

Artículos Relacionados

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion