¿Se puede disfrutar de un trabajo que odias?

odiar-tu-trabajo

Sí, ya sé, que todo se puede resolver fácilmente con la renuncia. Pero, no todos están en la posibilidad de hacerlo. Hay muchas personas que por una baja demanda laboral en su rubro o por tener que mantener muchas bocas en casa, les resulta prácticamente imposible tomar esa decisión. No todos tienen las mismas opciones en la vida, hay que ser claros en ello. ¿Eres tú uno de ellos?

UNA PROPUESTA DE CAMBIO

La consultora española Sonríe los Lunes plantea una innovadora forma de vivir el día a día en el trabajo que odias. Luego de entrevistar a diferentes personas contentas con su empleo, la consultora se percató que no importaba en demasía el cargo que estas personas tenían dentro de su organización, sino más bien, la forma cómo se encara el trabajo, y en general la vida.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Si cambias tu forma de pensar, ya no tienes que estar viviendo bajo la eterna promesa del empleo soñado, puedes convertir tu actual trabajo en un símil de ese sueño. El cambio parte de olvidarse de las quejas. Los demás no tienen la culpa de lo mal que te va a ti. Tú eres el propio arquitecto de tu felicidad. Y si eres capaz de ver tu trabajo, ya no como un pesado metal atado a tu pie, sino como una oportunidad de crecer en la vida, habrás dado un gran primer paso.

¿QUÉ MÁS HACER PARA SOBREVIVIR AL INFIERNO?

De verdad, un empleo odiado puede convertirse en todo un infierno. Pero, aún en el mismo infierno hay formas de pasarla mucho mejor. Algunas de estas pautas te pueden servir de ayuda:

PAUTA #1: APRENDER A RELACIONARTE

Muchos no aman su trabajo, no tanto por el ambiente laboral, sino más bien, por las tareas rutinarias que tienen que hacer día tras día. Por tanto, una buena forma de escape puede ser comenzar a tejer relaciones con la gente que comparte espacio con nosotros. Así, en compañía de personas que tienen los mismos intereses que tú, es mucho mejor pasarla mejor. Sólo recuerda los buenos momentos que pasaste en el colegio o en la universidad junto a tus amigos.

Puedes, además, dar un paso más allá. Si tus tareas diarias te parecen repulsivas, al juntarte con otros compañeros en el trabajo puedes crear proyectos alternos dentro o fuera de la propia empresa. No sólo te permitirá adquirir experiencia en funciones distintas a las que normalmente haces, sino también, puedes llegar a afianzar tu red de contactos. Uno nunca sabe cuándo uno de estos compañeros puede ser nuevamente compañero nuestro o jefe en otra compañía.

PAUTA #2: COMENZAR A CAPACITARTE

Averigua si hay puestos de tu interés en la empresa en la que trabajas. Quizás en estos momentos no puedas aplicar a ellos porque te faltan algunos requisitos por cumplir, pero puedes ir adiestrándote en las materias en las que te sientas algo carente.

Aún si no existen ofertas intralaborales, capacitarse sobre el área de tu interés siempre es importante. No sólo te abre nuevas oportunidades en el mercado, sino también, representa una excelente forma de romper la monotonía laboral en la que estás envuelto.

PAUTA #3: ESCAPAR DE LA RUTINA

Esto es algo que ya muchos intuitivamente han venido haciendo en sus trabajos. No hay que pasárselas mirando al techo durante los minutos u horas en las que no tienes que hacer nada, eso puede ahondar tu frustración en el trabajo. Haz algo entretenido en ese tiempo libre que tienes, desde escuchar música, leer un libro, escribir cuentos en una pequeña libreta, comer algún snack; en fin, todo lo que esté permitido dentro de tu organización. Y, por supuesto, nunca, pero nunca lleves trabajo a casa.

PAUTA #4: PREPARARTE PARA EL CAMBIO

Esta situación no puede volverse eterna. Todo llega a cansar. Está bien, ya sé que no es fácil conseguir un empleo con el mismo salario que hoy tienes, pero haz el esfuerzo. Nada pierdes con ello. Comienza a plantearte una fecha límite de permanencia en tu actual trabajo. No lo establezcas para fin de mes, por ejemplo, asume que eso no es algo realista, plantéate un horizonte algo más lejano.

Recuerda hay 3 cosas indispensables que debes ir acumulando desde ahora para buscar un nuevo empleo: experiencia, conocimientos y contactos. A la par que vienes construyendo esas 3 cosas, debes plantearte una horario dentro del día exclusivo para buscar y analizar ofertas de empleo. Que ahora no puedas renunciar, no significa que toda la vida te la pasarás atado a algo que detestas. El presente puede que no sea tuyo por ahora, pero el futuro sí está en tu poder.

Vía: mba.americaeconomia.com / altonivel.com.mx

Foto: salonkritik.net

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario