Si trabajas menos, ¿aumentas tu productividad?

Productividad

Un trabajo que permita tener más tiempo libre sin que afecte el sueldo es el sueño dorado de muchos. En la práctica, la estrategia no funciona en todos los casos.

Andrew Bauer, director ejecutivo de Royce Leather (empresa que fabrica billeteras, maletas y otros accesorios de cuero), necesitaba encontrar una manera de revitalizar a su equipo de producción.

A medida que sus empleados trabajaban más tiempo, su productividad disminuía. Esto hizo que Bauer disminuya la jornada laboral en dos o tres horas, según el puesto de trabajo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Los trabajadores continuaron recibiendo los descansos tradicionales, incluyendo los 45 minutos para el almuerzo. Su objetivo era impulsar la eficiencia, no reducir los sueldos.

Al final, la jornada laboral de siete horas dio sus frutos: la producción aumentó, resultando en un incremento del 10% y 15% en la producción de mercadería por día. Además, añadió, sus empleados valoraron mucho el poder regresar a casa más temprano.

El experimento de productividad

Sin embargo, varios estudios dieron resultados contradictorios.

Una investigación, realizada en Corea del Sur, encontró que los empleados valoran los días laborales cortos sólo en la teoría. En la práctica, los investigadores encontraron que cuando se redujo la jornada laboral de 44 a 40 horas no hubo mejoría en la satisfacción laboral de los empleados o en su felicidad general.

En cambio, si tenían menos tiempo para abordar la misma cantidad de trabajo, aumentaba el estrés. En este caso, resultó que la carga laboral era demasiado alta, en relación a las horas de trabajo, para empleados que ya eran eficientes.

En este sentido, se podría evidenciar que el éxito de las jornadas laborales cortas tiene más que ver con el tipo de trabajo que se realiza, la carga de trabajo y la supervisión.

Fomentar la flexibilidad

Para que una jornada laboral corta tenga éxito, las empresas deben pensar en el cambio de horario como una guía que pueda ser adaptada para satisfacer las diversas necesidades de los empleados y de los negocios, no como una regla rígida.

La clave también reside en saber cuánto tiempo toma realizar cada tarea asignada.

En tu caso, ¿has tenido algún tipo de experiencia de este rtipo en tu trabajo?

Vía: economiapersonal

comments

Autor entrada:

Deja un comentario