Un negocio sin pasión es como un cuerpo sin corazón

pasion-por-lo-que-haces

Pasión. Dicen que la pasión puede cambiar el mundo, y vaya sí es cierto. Lo saben muy bien los emprendedores que han logrado el éxito. Lo saben bien, también, los enamorados que se empeñaron en estar con la chica de sus sueños hasta que lo consiguieron. Lo sabe bien el estudiante, que estudia día y noche para ingresar a su carrera preferida. La pasión lo es todo.

Para el gurú empresarial, Michael Gerber, no existe un solo tipo de pasión. El distingue dos tipos de pasión: la pasión fría y la pasión caliente. Todo parte de una génesis. Los pensamientos destructivos y negativos convierten a una pasión en fría. En cambio, los pensamientos constructivos y positivos convierten a una pasión en caliente. Sólo las calientes son las capaces de formar ideas que son capaces de cambiar el mundo.

Los grandes líderes de la historia han gozado de esa pasión. Lincoln, Ghandi, Hitler, Atila, todos siguieron su pasión. Una pasión que se convierte en obsesión. Una obsesión que puede ser utilizada por los emprendedores de forma positiva. ¿Cómo? Aquí lo vamos a descubrir.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




LA PASIÓN POR TU NEGOCIO

La pasión por tu negocio es muy similar al amor que sientes por tu hijo. Sí, un negocio es como tu hijo. Por lo menos, así lo toman los emprendedores que han creado su empresa desde cero. No necesariamente los que han heredado uno, o han adquirido un sistema ya organizado. De la misma forma como el padre siente orgullo cuando el hijo logra alcanzar sus metas, el emprendedor obtiene una dicha infinita cuando el negocio va viento en popa.

Sin embargo, la pasión también puede ser negativa. Puede obnubilarnos, de tal forma, que no nos percatemos de los errores existentes en el sistema de negocio. Lamentablemente, un emprendedor enamorado de su negocio es el último en darse cuenta que su negocio se va a pique. Sólo se entera cuando su asesor financiero le informa que su deuda tiene un cero más al final de la cifra.

¿Y SI YA NO HAY PASIÓN POR TU NEGOCIO?

La respuesta es sencilla: no sigas con él. Por más réditos económicos que te dé, un emprendedor no debe continuar con un negocio por el que no siente pasión. Traspáselo a alguien que esté interesado en su idea, y comience con ese capital obtenido un nuevo negocio, que lo apasione y que lo mantenga activo durante todos los días. El líder sin pasión no puede nunca generar colaboradores con amor hacia lo que hacen. La energía positiva es vital para el crecimiento de todo negocio.

¿QUÉ SUCEDE CON LOS TRASPASOS O LAS FRANQUICIAS?

Bajo estas dos formas, ya existe un modelo creado, y el emprendedor lo único que tiene que hacer es llevar las riendas como un administrador. Los especialistas aseguran que una franquicia tiene el 75% de posibilidades de ser rentable económicamente, frente a la variable cifra de negocios nuevos con éxito.

Hay emprendedores que se sienten atados a lo que dictan los franquiciantes. Ellos quieren hacer cambios sustanciales en el negocio, poner su cuota de ingenio, sin embargo, hay un contrato frío y hostil, que le impone seguir el modelo propuesto desde la casa matriz. Hay otros emprendedores que sólo se aparecen una vez al mes por el negocio, ya que creen que todo marchará bien, puesto que hay un papelito que manda el franquiciante para que los colaboradores lo sigan al pie de la letra.

En estos casos particulares, el emprendedor debe ver a la franquicia ya no como un hijo, sino como una enamorada. A un hijo lo puedes formar, a una enamorada no la puedes cambiar. Es así, y por más amor que le profeses no variará su temperamento y conducta. Ahora bien, si utilizas la analogía: ¿Estás de acuerdo con los valores y principios de la franquicia? ¿Me siento a gusto con lo que me imponen? ¿Estoy dispuesto a dar parte de mi tiempo para desarrollar la franquicia? Si respondes sí a todas estas preguntas, ya estás comenzando a sentir pasión por este tipo de negocio.

Vía: ideasparapymes.com / emprendedoresnews.com

comments

Autor entrada: Equipo Pymex LM

Deja un comentario