10 trucos para hacer sonreir a tus clientes y ganar más

clientes

Una estrategia muy poderosa para aumentar las ventas de un negocio es ofrecer a los clientes experiencias gratas que los hagan sentir felices.

Por ello hay ciertos trucos para hacer sonreir a tus clientes y ganar más que muchas veces es incluso más poderoso que ofrecerles descuentos y promociones .

Y es que tener compradores satisfechos es una de las reglas de oro de las ventas: con poco de alegría en el trabajo uno puede lograr diferenciarse de los competidores con estos trucos que no son de magia ni nada del otro mundo.

Suscríbete a nuestro boletín informativo




Se trata de aplicar un poco de sentido común a la hora de relacionarse con ellos. Anímate a ponerlos en práctica.

1. No olvidar los modales

Los clientes esperan siempre una buena atención de los empleados de cualquier tipo de negocio. Aquí la conocida frase “el cliente siempre tiene la razón” es la clave.

Por ello el trato que debe darse a un cliente, dentro de la cordialidad y amabilidad, no debe superar la frontera de lo razonable. Si el comprador es maleducado se debe hacérselo saber de forma cordial.

No hay que olvidar que a la vez de tener una buena educación se necesita un poco de psicología para poder entender a los clientes de la mejor manera posible. El comportamiento es importante, pero los pequeños detalles con ellos lo son tanto o más.

2. Recordar los nombres de los clientes

No hay nada más negativo que no acordarse del nombre de un cliente.Y no hay nada más positivo que llamar correctamente y por su nombre a alguien que sólo hemos visto una vez. Por ello es necesario que se aplique un método sencillo que puede ayudar a recordarlo.

El método consiste en asociar el nombre y rasgo facial estableciendo una asociación entre el nombre y una característica, concreta y gráfica de su rostro que sean fáciles de recordarlos.

3. Decirles que son especiales

No solamente las acciones son importantes, sino también las palabras. Escucharte decir que lo aprecias seguramente será de un gran aprecio para que el cliente tenga como referencia del negocio para su próxima compra.

4. Mostrar que estás haciendo tu máximo esfuerzo

Aunque no puedas debes hacer todo lo que te pidan; con tan solo intentarlo los hará ver cuánto te importa. La idea es que el vendedor y el cliente se entiendan perfectamente. Uno ofrece lo mejor de sí para el otro.

Y este lo valora como se merece. Así nace una relación de confianza entre ambas partes. Eso es impagable.

5. Mantén una sonrisa honesta

Aunque sonreír no lleva grandes esfuerzos, no es algo que se desarrolla con frecuencia en el trabajo ni en el trato directo con clientes.

La verdad es que una sonrisa puede disponer la actitud del cliente y cambiar su humor. A ello se agrega que sirve para darle la bienvenida y expresarle la buena disposición de atención que se tiene en un punto de venta. De esta forma, se construye una imagen sólida y ser un referente de buena atención.

6. Darle a la gente lo que quiere

Discutir con la gente no es productivo; evalúa la situación y si es posible, dales lo que quieren para convertir una mala experiencia en algo positivo.

7. Regala un detalle

Puede ser un descuento, un libro o una tarjeta de regalo. Esta es una forma segura de alegrar el día de los compradores.
A fin de cuentas el propósito de regalar algo a los clientes, en pocas palabras, sirven para agradecer y mostrar a los destinatarios que verdaderamente los aprecias y valoras.

Esto convierte a los obsequios en una poderosa herramienta de mercadotecnia que elevan las ventas.

8. Sorprenderlos

No se debe seguir un guión de venta al pie de la letra. Se debe escuchar lo que te dicen y si en algún momento tienes oportunidad de ofrecerles algo inesperado..¡Hazlo!

Y no se debe poner en contacto con los clientes solamente cuando se quiere vender algo. Se debe mantener la cercanía, obsequiarle muestras y generar recuerdos positivos de su experiencia de compra.

A fin de cuentas, cualquier acción que la competencia no haga le causará sorpresa y lo recordará como algo bueno y regresará al negocio.

9. No olvidarse de nadie

La relación no tiene que terminar cuando se acaba el contrato de negocios; una llamada o un correo para ponerse al tanto es suficiente para hacerles saber a tus clientes que los aprecias como persona.

10. Trata bien a tus empleados

Ellos seguirán tu ejemplo, si tú sonríes y estás contento, ellos también lo estarán y así tratarán a la clientela.
Hay que recordar siempre que los empleados son uno de los activos más importantes de la empresa. De ellos depende el adecuado funcionamiento de la compañía y que el trabajo sea de calidad y se pueda seguir creciendo.

Por ello es muy importante que las empresas introduzcan ciertos elementos que ayudan a cuidar a los trabajadores que al estar más a gusto en sus puestos de trabajo, sin duda alguna, es una importante ventaja.

Algunos datos de interés

  • Las personas felices completan 37% más ventas, son 31% más productivas y 3 veces más creativas que las que no lo son.
  • 20 minutos de ejercicios tres veces por semana elevará tu felicidad entre 10 a 20%.
  • Las personas felices generalmente ganan más dinero que las personas no felices.
  • Los estudios demuestran que regalar dinero hace más felices a las personas que gastarlo.

 

¿Recuerdas alguna grata experiencia que hayas tenido en un negocio con un vendedor?

Vía: negociosyemprendimiento
Foto: rewardpointextension

comments

Autor entrada:

Deja un comentario