3 estrategias simples para brindar un servicio personalizado a los clientes

Hay que practicar estas estrategias con todos los clientes hasta que se haga un hábito y se comprobará cómo el  trabajo se hace más fácil y los clientes son más felices.

El servicio al cliente consiste básicamente en forjar una serie de relaciones para tratar de involucrarse con los clientes y sus necesidades. Entonces, te has preguntado alguna vez, ¿Por qué vuelven una y otra vez a su tienda o negocio preferido?

Diversos estudios demuestran que los clientes vuelven a contratar los productos o servicios de una compañía porque les han hecho “sentir bien”.  Suena simple ¿verdad?…

Un estudio conocido indica que un 40% de los clientes cambian de proveedor por razones de servicio, mientras que tan solo un 8% lo haría por motivos de precio y calidad del producto.

En el informe anual realizado por la prestigiosa consultora Accenture se indica que el 66% de los consumidores se cambia a la competencia por el pobre servicio recibido, y un 81% considera que la empresa podría haber hecho algo más para retenerlos como clientes.

Por último, en una encuesta realizada por Forbes, empresa dedicada a la investigación, se señala que el 86% de los encuestados estaría dispuesto a pagar más a cambio de un buen servicio.

Por tanto, la clave está en conseguir que los clientes sepan que son importantes. Entonces, aprender a cuidarlos permitirá descubrir que independiente el cargo que se ocupe, cada vez que interactúes con ellos, tienes una magnífica oportunidad para crear un cliente fiel y deseoso de volver a contratar los servicios de tu empresa.

A continuación compartimos tres estrategias sencillas para generar una atención personalizada que dejará feliz a los clientes:

1. Procurar conocer el nombre del cliente y llamarlo por su nombre cuando se hable con él

¿Te ha pasado alguna vez que al llegar a un restaurante el mozo te ha llamado por tu nombre? ¿Sentistes una sensación agradable? Pero, mucho más cuando ha pasado un largo tiempo y aun se acuerda de sus clientes. Sin duda que a todos nos gusta que nos llamen por nuestro nombre, de alguna forma nos hace sentir importantes, nos hace sentir bien.

Te puede interesar: Las 7 P’s esenciales en la atención del cliente

2. Hablarle de un tema distinto a la compra u operación que estén llevando a cabo

Para lograr una mayor conexión con el cliente es necesario muchas veces romper el hielo mientras se realiza la transacción. Se puede elogiar el reloj o la corbata del cliente, buscar rápidamente un punto en común que se pueda tener con él, y decir algo como: “que bonitos lentes, yo tengo unos muy parecidos” de tal forma de iniciar una conversación que sirva como punto de inflexión.

Esta estrategia debe ser usada todas las veces que se tenga la oportunidad, no obstante, si están exigiendo que se haga la operación con rapidez o se nota que el cliente se encuentra muy apurado, evitar aplicarla y alargar el proceso de atención.

3. Mostrar una actitud amable y sonriente

Sin duda la amabilidad y la cortesía son dos activos fundamentales para brindar una atención excepcional y personalizada. Una sonrisa amable pocas veces recibirá de vuelta un ceño fruncido por parte del cliente. Sin embargo, a pesar de ser una estrategia muy simple de aplicar, es la que con menos frecuencia se realiza. Hay que sonreir y ser amable en todas las interacciones con los clientes para obtener mayor satisfacción en el trabajo.

Vía. Gestiopolis

Lee también: CURSOS GRATUITOS DE DESARROLLO PERSONAL

Artículos Relacionados